Domingo, 21.10.2018 - 06:29 h
En la frontera

Rajoy y su primo cambian de opinión

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy tiene un primo catedrático en la Universidad de Sevilla o al menos lo tenía en el año 2007. Entonces, el jefe de Gobierno lo utilizó para mostrar su escepticismo sobre el cambio climático. Rajoy utilizó la supuesta ciencia del primo para preguntarse cómo alguien puede decir lo que va a suceder con el clima en el mundo dentro de 300 años

 Desde aquella declaración ha pasado una década y es prácticamente seguro que el primo de Rajoy -científico al fin- ha cambiado de opinión. Si Rajoy ha veraneado en España durante la ola de calor, lo habrá hecho también. Ya se sabe qué sucederá dentro de 300 años si no se toman medidas urgentes para descarbonizar las economías e impedir el calentamiento global: el mundo se convertirá en un inmenso invernadero, en buena parte inhabitable para los seres humanos.

Según un estudio de la Universidad Nacional Australiana (ANU), si no se adoptan medidas urgentes y efectivas contra el calentamiento, las temperaturas se situarán de media cinco grados por encima de la era preindustrial y el nivel del mar subirá entre 10 y 60 metros. Desde la Estación Espacial Internacional, el mapa de los continentes será irreconocible y la sociedad -de la economía a la sanidad, pasando por las relaciones internacionales- igualmente.

Los pronósticos de la BBC

No hay que tomar el estudio a la ligera, ni ponerlo al nivel de los análisis seudouniversitarios que pagan los lobbis para reforzar sus mensajes a la opinión pública. El estudio del profesor australiano Will Steffen tiene sello de calidad: ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) y no hay razones para no creérselo.

El científico familiar de Rajoy tiene razones para estar preocupado. Un experto en energía, Gonzalo Saenz de Miera, recogía esta semana en las redes sociales una historia espectacular. En enero de 2007 la BBC emitió un programa especial -Cambio climático-Gran Bretaña bajo amenaza-. En él incluyó un pronóstico del tiempo imaginado para un "día de verano típico" en 2020 con temperaturas que oscilaban entre los 22 grados en el Norte del país y los 29 en el Sur. Una pesadilla...que se ha quedado corta. Este verano Reino Unido ha registrado temperaturas de hasta 27 grados en el Norte y hasta 33 en la zona de Londres, más al Sur. Eso, dos años antes del desastre avanzado en 2007.

Los grandes incendios en California, cada vez más virulentos; los desastres de 2017 en Portugal y el más reciente de Grecia y los rigurosos episodios de calor, lluvias torrenciales y frío extremos son evidencias del cambio climático y de sus riesgos. Por eso hay que actuar con rapidez.

Reportaje de la BBC sobre el clima.
Reportaje de la BBC sobre el clima.

A tirones, probablemente de mala gana y forzados por los pecados que arrastran del pasado -como mentir en el nivel de sus emisiones- los fabricantes de automóviles están anunciando la apuesta por las tecnologías no contaminantes. En Australia, Volkswagen ha anunciado el fin de la tecnología diesel en el mes de octubre. Todo forma parte de una tendencia que ha llevado a las grandes petroleras a buscar nuevos nichos de negocio, más allá de los hidrocarburos, para ajustarse a los nuevos tiempos.

Para España, el cambio hacia una economía descarbonizada, con la obligación de cumplir los objetivos que marca Bruselas es una oportunidad para remediar alguno de los agujeros negros en el sistema productivo, basado en los servicios y en el empleo de baja calidad. Según la OCDE (Outlook Employment 2018): en España, sumando el paro, la tasa de inactividad y el empleo a tiempo parcial involuntario, el 41,5% de la mano de obra está infrautilizada. Un despilfarro.

El ajuste a una economía descarbonizada puede alentar nuevos nichos de empleo con trabajos cualificados. Formarán parte de los 24 millones de empleos relacionados con la lucha contra el cambio climático que, según la OIT, se van a crear en el mundo en los próximos años. Pero hay condiciones. Una de ellas es la necesidad de que el Gobierno facilite la transición energética, implicando al conjunto de los ciudadanos, con mirada larga y sin tacticismos. Es algo difícil. Más incluso que el cambio de opinión de Rajoy y de su primo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios