OPINION

Un espontáneo con gorra irrumpe en un cuarto algo pequeñito ante las cámaras de TV

Mostrar comentarios