Sábado, 21.09.2019 - 20:10 h

Soraya vence por poco en su duelo con Cospedal

Soraya sale beneficiada a primera vista con la vicepresidenta del Gobierno, ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales.

No obstante, Cospedal ha colocado a un amigo personal en el ministerio de Interior e intentará que el CNI vuelva a depender de Defensa y no desde Presidencia.

Soraya vence por poco en su duelo con Cospedal

La pugna entre Cospedal y Santamaría que tantos quebraderos de cabeza ha dado a Rajoy parece haberse calmado... de momento.

Con una decisión salomónica, el presidente del Gobierno ha entregado la vicepresidenta del Gobierno, ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales a Sáenz de Santamaría, que cede la portavocía del Gobierno.

Cospedal, por su parte, se ha hecho con el control del ministerio de Defensa, aunque se rumoreaba que ella aspiraba a dirigir la cartera de Interior.

La 'victoria', que en un principio podría parecer de Santamaría, no es tan clara como a simple vista parece.

En primer lugar, Zoido, a quien ha correspondido el anhelado ministerio del Interior, es amigo personal de Cospedal, quien habría propuesto su candidatura y hecho campaña a su favor cuando comprendió que ella no sería la adecuada para el cargo, al ocupar la Secretaría General.

Si Zoido, sin experiencia en esta cartera, se dejara aconsejar por su valedora, Cospedal podría colocar en puestos relevantes de la Administración, como Policía o Guardia Civil, a personas de su confianza. Hay que recordar que el puesto de Director Adjunto Operativo de la Policía Nacional está ocupado en funciones por Antonio Rodríguez desde que Eugenio Pino se jubilara en junio. El actual ministro deberá decidir quién cubre la vacante en medio de la polémica surgida tras la marcha de Pino.

Por otro lado, a pesar de que desde 2011, el CNI depende del ministerio de la Presidencia, esto es, de Santamaría, tradicionalmente había pertenido a Defensa. Fuentes consultadas por lainformacion.com aseguran que Cospedal luchará con uñas y dientes para recuperar esta competencia, de vital importancia en este peculiar equilibrio de poder, aunque es de esperar que Soraya no se lo ponga nada fácil.

Habrá que esperar qué pasos dan las dos mujeres fuertes del PP en las próximas semanas y si Rajoy se ve obligado, una vez más, a mediar entre las dos.

Ahora en Portada 

Comentarios