El alcalde afirma que pidió más seguridad y la Delegación del Gobierno dijo que "estaba todo controlado"

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha explicado que ante la concentración de ciudadanos en contra del acto de Unidos-Podemos en el pabellón Siglo XXI, celebrado este domingo en la ciudad, solicitó más seguridad al delegado del Gobierno de España en Aragón, Gustavo Alcalde, quien le contestó que "el dispositivo era el que era, que nos atuviéramos a lo que había y que estaba todo controlado".

El alcalde afirma que pidió más seguridad y la Delegación del Gobierno dijo que "estaba todo controlado"

Pedro Santisteve ha relatado que la petición al delegado del Gobierno la formuló después de la agresión sufrida por la presidenta de las Cortes de Aragón y diputada de Podemos, Violeta Barba, a la que lanzaron una botella.

"Es un delito de atentado a la autoridad, algo gravísimo y no se si hubo detenciones y ocurrió porque la seguridad del recinto, por mucho que hicieron los agentes de la Policía Nacional, era imposible de realizar por la gente que se agolpaba en la puerta", ha detallado.

A su parecer, "es algo inaudito que ante riesgos difusos pongamos todos los medios y ante un riesgo evidente e inminente y retroalimentado en las redes sociales no se articule un dispositivo a la altura del acto que reunía a formaciones políticas del espectro parlamentario y a alcaldes de varias ciudades".

JUNTA DE SEGURIDAD

Santisteve ha relatado en rueda de prensa que cuando viene el presidente del Gobierno, se convoca a la Junta Local de Seguridad y en este caso en el que se han juntado más de 400 cargos electos no pidió la convocatoria "para que nadie dijera que el alcalde pretendía favorecerlo".

Dado que Unidos Podemos se había hecho cargo del acto, convocado por ellos, como alcalde de Zaragoza se mantuvo al margen, ha señalado.

También ha criticado que se generara una "situación muy desagradable", en referencia a que "hubo quien incendió las redes sociales de forma irresponsable al hacer ver que las banderas se habían retirado como si yo hubiera cuestionado la bandera de España", algo que ha calificado de una "mendacidad y bajeza tremenda por gente que lleva 30 años viviendo de cargos públicos en esta institución".

"Que se pretenda generar un conflicto para los que se reúnen a buscar vías de diálogo es algo gravísimo", ha opinado. En este sentido, ha contado que las banderas nunca se han puesto en el Siglo XXI más que en encuentros nacionales o internacionales.

"Eso lo sabe quien lo ha utilizado políticamente y esto solo existe en las cabezas maquiavélicas", ha esgrimido, para pedir "que se lo miren y no den más argumentos para que se rían de las instituciones".

Ahora en portada

Comentarios