Miércoles, 18.10.2017 - 11:42 h

El exalcalde de Mislata (PP): "Se nos decía que los problemas económicos se podían solucionar"

Manuel Corredera, exalcalde de Mislata (PP) y exvicepresidente segundo de Emarsa, ha afirmado que en la empresa pública "siempre" se hablaba de falta de financiación y de exceso de personal. "Se nos decía que los problemas económicos se podían solucionar. Nunca nos hicieron ver que eran graves".

El exalcalde de Mislata (PP): "Se nos decía que los problemas económicos se podían solucionar"

Corredera se ha pronunciado así en su declaración en calidad de testigo en el juicio por la pieza principal del caso Emarsa, procedimiento en el que se ha investigado un presunto desfalco de alrededor de 25 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo.

El testigo ocupó los cargos de portavoz de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) y de vicepresidente segundo del consejo de administración de Emarsa. "No me explicaron si la Vicepresidencia llevaba aparejadas funciones ejecutivas o representativas", ha explicado, para añadir que durante su etapa en estas empresas no realizó gastos de representación.

En 2007 fue nombrado Esteban Cuesta gerente de Emarsa, y sobre él ha indicado que "jamás" supo que era enfermero de profesión: "Me enteré por la prensa", ha puntualizado. Ha afirmado que era "persona de confianza" del entonces presidente de la entidad Enrique Crespo. "Dimos nuestro voto de confianza a Cuesta. Entiendo que la gerencia es puesto de confianza de la Presidencia", ha apostillado.

Con el paso del tiempo, ha explicado que se empezó a hablar en Emarsa de un déficit en financiación. "Se nos decía que había exceso de trabajadores y necesidad de más financiación de la Generalitat. Se nos decía que los problemas económicos se podían solucionar. Nunca nos hicieron ver que eran graves", ha declarado.

"Solo se hablaba de que había falta de financiación y de que había mucho personal", ha insistido el testigo. Preguntado por las auditorías y el incumplimiento en la normativa de contratación, ha apuntado que desconocía estos extremos. "No sabía que la Emshi trató de auditar a Emarsa en 2010", ha puesto como ejemplo.

FIRMA MANCOMUNADA

El testigo, quien ha aclarado que nunca se le negó información para adoptar decisiones, ha aseverado que hubo un momento en el que se planteó un debate en relación con la petición del socialista Ramón Marí de que se implantase una firma mancomunada en la empresa en lugar de una personal.

Al respecto, ha explicado que Crespo aceptó la propuesta pero indicó que no podía ser la suya --hasta entonces únicamente figuraba la de Cuesta-- porque no podía, ya que tenía mucho trabajo. Entonces, se lo ofreció al mismo Marí, ha narrado Corredera.

Por último, el testigo ha indicado que Crespo, debido a los cargos que también ostentaba fuera de Emarsa --alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación de Valencia-- solía ir a la empresa uno o dos días al mes. También ha señalado que nunca se trató en ningún consejo de administración de la mercantil la posibilidad de ir a Rumanía a buscar financiación. "No se trató y no creo que tenga ámbito legal para ello", ha añadido.

Ahora en portada

Comentarios