Domingo, 17.12.2017 - 14:41 h

Crisis en el PSOE: ¿Quién manda en esta casa?

Zapatero ha tenido que sacrificar a su 'protegida', Carme Chacón, para frenar el órdago que le habían lanzado los barones socialistas y que podría haberle obligado a dejar la dirección del partido. Es la segunda vez que se rinde ante ellos en menos de dos meses.

Zapatero asegura que habrá primarias en el PSOE

José Luis Rodríguez Zapatero ya no controla el PSOE. El presidente del Gobierno y secretario general de su partido se ha visto obligado a entregar la cabeza de Carme Chacón para no tener que ofrecer la suya.

Era la única forma de frenar a la revuelta que le habían preparado los barones socialistas que, con Patxi López al frente, le pedían un congreso extraordinario con la excusa de 'renovar ideas' pero con la intención verdadera de cambiar la dirección socialista. Como decía un diputado del PSOE, un congreso hubiera sido una "moción de censura" a Zapatero. Le hubiera obligado a marcharse y salir por la puerta de atrás. Y eso no lo podía permitir.

Por eso ha entregado en bandeja la cabeza de la que era su 'protegida', su elegida para sucederle: Carme Chacón. Ahora Alfredo Pérez Rubalcaba tiene vía libre para convertirse en el candidato del PSOE a las generales de 2012, como quería la mayoría de los pesos pesados del aparato del partido.


El anuncio de su marcha, la primera concesión

Es la segunda vez en menos de dos meses que José Luis Rodríguez Zapatero tiene que ceder ante los barones del partido. La primera fue el 2 de abril cuando, tras meses y meses de declaraciones y desaires por parte de 'gerifantes' como José María Barreda, cuando aún era presidente de Castilla La Mancha, o Guillermo Fernández-Vara, presidente de Extremadura, que le pedían que se marchara. La 'marca Zapatero' ya no vendía.

El presidente tenía decidido irse desde hace mucho tiempo. Cuenta en su entorno que alababa a Aznar por haberse retirado tras ocho años en el poder. Pero aún no había resuelto cuándo anunciarlo. Al final, tuvo que hacerlo tal y como le pedían los barones: antes de las elecciones municipales y autonómicas.

La retirada de Carme Chacón es otra concesión más a los barones. Si ella no se marchaba, los barones habrían propiciado un Congreso que le hubiera obligado a Zapatero a dimitir como secretario general del PSOE y perder el control del partido. ¿Qué legitimidad tendría un presidente del Gobierno al que ni los suyos le quieren?Ahora Alfredo Pérez Rubalcaba ya puede ser -como pretendía- el único candidato del PSOE a las generales del PSOE.


El papel de Rubalcaba

¿Es él quien manda? Quizás algo más que Zapatero. Ha logrado que buena parte del partido y de los barones se pongan de su lado. Ha lanzado un pulso a Zapatero y quitarse de en medio unas primarias y una candidata que podría haberle ganado si hablaran los militantes.

Pero no hay que olvidar que ha conseguido su objetivo a medias. Rubalcaba quería ser candidato y tener el control del partido. Por eso movió fichas a favor de un congreso extraordinario que le convirtiera en secretario general. Y esto último, por ahora, no lo ha conseguido.

¿Es Patxi López quien manda? El lehendakari es una de las fuerzas más escuchadas en estos momentos de crisis en el que el resto de barones (Barreda, Vara…) han perdido su poder. De ahí que el reclamo de un Congreso haya tenido tanta repercusión. Pero él solo no podría haber actuado. Como comentan fuentes socialistas, López dio la cara con el respaldo del resto de dirigentes detrás.

Es decir, en el PSOE no manda nadie o manda cada uno lo que puede. Si en los próximos meses Rubalcaba y Zapatero no entierran el hacha de guerra y ponen orden, el Congreso será una realidad tarde o temprano.

Ahora en portada

Comentarios