Domingo, 22.10.2017 - 12:26 h

Kim Jong Un dice que el último lanzamiento es "un gran paso adelante" para "enviar un mayor 'regalo'" a EEUU

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, estuvo presente en el último lanzamiento de un misil por parte del Ejército del país, desde donde recalcó que la prueba supuso "un gran paso adelante en el espíritu de enviar un mayor 'regalo' a los yanquis", en referencia a Estados Unidos.

Según las informaciones recogidas por la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA, Kim mostró su "satisfacción" con el proceso de preparación antes del lanzamiento del misil, que fue realizado desde una Plataforma de Transporte y Lanzamiento (TEL) y que contó con un sistema de control de precisión guiada.

Así, el líder norcoreano destacó que el lanzamiento "estuvo más automatizado que en los precedentes misiles 'Hwasong' para completar el sistema que permitirá reducir el tiempo de lanzamiento y contener rápidamente las provocaciones armadas de los enemigos".

En este sentido, Kim dijo que "pareció como si un experto alcanzara un objetivo con un rifle de francotirador", añadiendo que "un impacto tan correcto le sacará los ojos a los enemigos".

"Cada vez que se transmiten noticias sobre nuestra victoria los yanquis --Estados Unidos-- se preocupan y los gángsters del Ejército marioneta surcoreano se desmoralizan más y más", resaltó el líder norcoreano, quien reclamó además "seguir desarrollando más armas estratégicas poderosas".

La citada agencia ha indicado que el objetivo del lanzamiento fue "verificar los índices tecnológicos del nuevo tipo de misil balístico", agregando que el mismo "es capaz de impactar con gran precisión en objetos enemigos en cualquier zona".

Asimismo, ha manifestado que la TEL "fue diseñada y producida para diferentes condiciones de batalla", recalcando que el misil disparado desde la misma "impactó correctamente en el objetivo planeado con una desviación de siete metros".

"El lanzamiento verificó la estabilidad de vuelo del misil balístico cargado con una cabeza explosiva con alas de control en la sección de vuelo activa y reconfirmó la corrección de la rectificación de velocidad y el sistema de estabilización de altitud con un pequeño motor en la sección intermedia", ha explicado.

Por último, ha indicado que la prueba "verificó también la corrección de la guía de precisión en la sección de reentrada con una mayor precisión respecto al último sistema".

REACCIONES AL LANZAMIENTO

El misil ha sido lanzado en dirección este desde las inmediaciones de la localidad de Wonsan, en la provincia de Gangwon, en torno a las 5.39 horas de este lunes (hora local), según las estimaciones de la junta de Jefes de Estado Mayor de Corea del Sur. "La distancia de vuelo ha sido de unos 450 kilómetros", ha dicho el centro de mando militar surcoreano.

El nuevo lanzamiento de un misil balístico por parte de Corea del Norte, el noveno ensayo con misiles en lo que va de 2017, ha llevado al nuevo presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, a convocar de urgencia una reunión del Consejo de Seguridad. Desde que Moon tomó posesión de su cargo, Corea del Norte ha realizado tres lanzamientos de misiles balísticos.

Tras el lanzamiento de este lunes, el Ministerio de Asuntos Exteriores surcoreano ha prometido que habrá una respuesta "severa" y ha recalcado que "no tolerará ningún tipo de provocación" por parte de Corea del Norte. El lanzamiento del proyectil, según Seúl, "supone una clara violación de las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y una grave amenaza no sólo para la península de Corea, sino para la paz y seguridad mundial".

Por su parte, el Gobierno japonés ha asegurado que el proyectil ha impactado dentro de su Zona Económica Exclusiva. El ministro portavoz del Ejecutivo nipón, Yoshihide Suga, ha denunciado que el proyectil ha supuesto un peligro para la navegación aérea, tras descartar que haya provocado daños.

"Este lanzamiento de un misil balístico por parte de Corea del Norte es altamente problemático desde la perspectiva de la seguridad de la seguridad marítima y aérea, así como una clara violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", ha dicho, según informa la cadena de televisión NHK.

A las condenas se ha sumado el presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha criticado a Pyongyang y ha destacado el papel de China en su intento de disuadir a las autoridades norcoreanos.

"Corea del Norte ha mostrado una gran falta de respeto hacia su vecino, China, al disparar otro misil balístico pero China se está esforzando", ha asegurado, en un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter.

El Gobierno chino ha reclamado a Corea del Norte que no incumpla las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al tiempo que ha hecho un llamamiento a la contención de la comunidad internacional.

"La situación en la península de Corea es compleja y sensible y esperamos que todas las partes relevantes mantengan la calma y ejerzan la contención, para rebajar una situación tensa tan pronto como sea posible y pongan este tema de nuevo el camino correcto del diálogo pacífico", ha afirmado en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

Por último, el Gobierno de Rusia ha manifestado su condena por el lanzamiento, si bien ha pedido a la comunidad internacional a actuar con "moderación" tras este ensayo de Pyongyang.

LOS ÚLTIMOS ENSAYOS BALÍSTICOS

El lanzamiento tuvo lugar una semana después de que el Ejército norcoreano lanzara un misil balístico de alcance intermedio, una prueba que fue descrita por el líder norcoreano como "perfecta".

Kim estuvo presente en el lanzamiento del misil, según la KCNA, que detalló que se trata de un misil balístico tierra-tierra de alcance intermedio de tipo 'Pukguksong-2'.

El Gobierno de Corea del Norte ha llevado a cabo varias pruebas nucleares y balísticas en los últimos años que han reavivado la tensión en la península de Corea.

En respuesta, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha dado por terminada la era de la "paciencia estratégica" y ha amenazado incluso con una intervención militar.

Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.

Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios