Miércoles, 22.11.2017 - 08:53 h

El Govern defiende que puede hacerse el referéndum sin la Sindicatura y no aclara quien hará su trabajo

Sobre las garantías en el recuento de votos: "los contaremos de uno en uno, sumando bien y del modo más rápido posible"

El Govern defiende que puede hacerse el referéndum sin la Sindicatura y no aclara quien hará su trabajo

El portavoz de Govern, Jordi Turull, ha defendido este martes que el referéndum puede celebrarse perfectamente aunque no haya Sindicatura Electoral de Cataluña --cuyas funciones son las de una junta electoral--: "Claro que puede hacerse".

Lo ha dicho en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu después de que la Sindicatura Electoral se disolviera el viernes a petición del Govern ante las multas diarias de hasta 12.000 euros impuestas a cada uno de los cinco miembros si persistían en colaborar con el 1-O.

Turull ha defendido que la Sindicatura hizo la mayoría de su trabajo para garantizar el 1-O antes de disolverse, y que las funciones de supervisión y recuento que tenía encomendadas también se llevarán a cabo, si bien no ha detallado cómo ni por quién.

Ha defendido que no quiere dar información sobre este asunto hasta el día de la votación para evitar "que más ciudadanos sean perseguidos" por el Estado, en alusión a los miembros de la Sindicatura Electoral.

Una de las funciones de este órgano electoral era el de recoger las alegaciones de los ciudadanos relacionadas con el proceso electoral, como por ejemplo gestionar posibles renuncias de miembros de las mesas electorales: ahora los ciudadanos que quieran renunciar no tienen un órgano al que dirigirse.

Preguntado por este asunto, Turull ha defendido que antes de la votación se dará toda la información necesaria y que el Govern trabaja con la máxima de que "a cada impedimento que pongan, se ofrecerá una solución".

También ha destacado que le hubiera gustado no tener que prescindir de la Sindicatura Electoral, pero ha dicho que es por "causa de fuerza mayor: el Estado ha declarado un estado de excepción en Cataluña y lo está viendo todo el mundo".

"Ahora resulta que el problema es si las notificaciones llegan con cinco o seis días de antelación, cuando hay un Estado que se está encargando de triturar todas las garantías", ha ironizado Turull en alusión a las dudas por el hecho de que todavía no se haya notificado a todos los miembros de las mesas electorales.

Sobre el recuento de votos --que debía hacerlo la Sindicatura Electoral--, ha dicho que "está todo pensado: estamos en pleno siglo XXI y los contaremos de uno en uno, sumando bien y del modo más rápido y ágil posible".

OBSERVADORES INTERNACIONALES

Preguntados por si se puede garantizar la neutralidad de los observadores internacionales --a los que se estudia trasladar precisamente funciones de la Sindicatura Electoral--, ha defendido que el Govern no quiere inmiscuirse en este asunto.

"No haré de portavoz de la misión internacional, que nos observa y luego hará un informe" sobre las garantías de todo el proceso, ha defendido.

Ahora en portada

Comentarios