Polémica con los Presupuestos de 2019

Sánchez adelanta el impuesto a las 'tech' y la tasa Tobin tras el rapapolvo de la UE

El Consejo de Ministros aprobará mañana tres anteproyectos: lucha contra el fraude, impuestos a los servicios digitales y transacciones financieras

Fotografía de Pedro Sánchez durante la rueda de prensa tras la reunión en la Comisión Europea
 Pedro Sánchez durante la rueda de prensa tras la reunión en la Comisión Europea / EFE

El Gobierno ha decidido adelantar la tramitación de tres medidas fiscales y avanzar en su aprobación por la vía de urgencia. Se trata de una decisión tomada este mismo jueves tras conocerse del rapapolvo que la Comisión Europea ha dado a España por los Presupuestos Generales de 2019. La UE considera que las cuentas públicas del próximo año deben ser remitidas cuanto antes por el Gobierno al Parlamento para que no haya grandes diferencias en el proyecto que llegó a Bruselas el pasado día 15 y la ley definitiva que podría salir del Congreso.

Fuentes del Gobierno confirman a La Información que el Consejo de Ministros de este viernes aprobará tres anteproyectos relativos a la ley de lucha contra el fraude, al impuesto sobre los servicios digitales y al impuesto sobre transacciones financieras.

El nuevo impuesto sobre los servicios digitales gravará aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros. Hacienda calcula que recaudará 1.200 millones con este nuevo tributo sobre el 3% de los servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario. 

El segundo anteproyecto de ley tiene que ver con medidas de lucha contra el fraude fiscal. El Gobierno ha anunciado la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros entre profesionales, el reforzamiento de la lista de morosos con los responsables solidarios y la aparición de los deudores a partir de 600.000 euros (ahora es un millón) y la adopción de medidas internacionales de lucha contra el fraude. Con todas estas medidas prevé recaudar 500 millones de euros extra.

El tercer anteproyecto de ley que verá la luz este viernes será el relativo al nuevo impuesto sobre las transacciones financieras, consistente en gravar con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero. Hacienda calcula que recaudará 850 millones al año. Solamente se someterán a tributación al 0,2% las acciones emitidas en España de empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros. No se gravará la compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas.

Estas tres medidas fiscales estaba previsto que se incluyeran en el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, pero el Gobierno ha decidido acelerar su tramitación coincidiendo con la polémica con Bruselas.

Ahora en Portada 

Comentarios