Viernes, 24.11.2017 - 14:33 h

Bruselas pide "extraer lecciones" del caso de los huevos contaminados y mejorar la coordinación entre países

El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, ha pedido "extraer lecciones" del escándalo de los huevos contaminados con fipronil, un pesticida prohibido en la UE para producción alimentaria, con el objetivo de mejorar la coordinación y el intercambio de información entre los países del bloque comunitario.

"Es necesario examinar conjuntamente qué lecciones se puede extraer y cómo comunicamos e intercambiamos la información", ha expresado este martes el comisario lituano ante el pleno del Parlamento Europeo.

"Este incidente subraya el hecho de que necesitamos reforzar el modo en que funcionan las redes de la UE sobre fraude alimentario y seguridad alimentaria", ha apuntado, para después añadir que precisamente por esta razón de hacer un "seguimiento a nivel político" ha convocado una reunión de ministros el próximo 26 de septiembre.

Andriukaitis ha defendido la actuación de la Comisión Europea con respecto a este asunto, que Bruselas se ha tomado "muy en serio" desde el principio. Así, ha insistido en que el Ejecutivo comunitario no tuvo conocimiento de la existencia de productos contaminados hasta el 20 de julio, cuando fue notificado a las autoridades comunitarias por parte de Bélgica.

Fue a partir de ese momento cuando la Comisión Europea "tomó el control de la situación" centrándose en su gestión y en minimizar las consecuencias, según ha explicado Andriukaitis. No obstante, ha recordado que el riesgo para la salud humana es "muy bajo" y además se ha contenido "gracias a las medidas que se han tomado a nivel europeo".

En cualquier caso, el comisario lituano ha subrayado que, aunque ha asegurado que no quiere "minimizar el incidente", que ha calificado como "totalmente inaceptable", es "claramente" un "acto criminal resultado de un fraude alimentario" pero no es "una cuestión de riesgo para la salud humana"

En la misma línea, ha remarcado que los responsables del escándalo, que ha afectado a 26 Estados miembros y a otros 23 países de fuera del bloque comunitario, deben ser investigados y sancionados.

También ha remarcado que el Ejecutivo comunitario enviará a principios de octubre "misiones de investigación" a los cuatro países donde se originó la crisis (Bélgica, Países Bajos, Alemania y Francia) para "recoger información sobre las acciones tomadas".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios