Conocidas uruguayas dan la cara por el rostro anónimo de los malos tratos

  • Montevideo, 27 mar (EFE).- Ministras, periodistas y actrices de Uruguay maquillan de dolor sus conocidos rostros en una exposición fotográfica organizada en Montevideo para reivindicar los derechos de las miles de víctimas anónimas de la violencia doméstica.

Conocidas uruguayas dan la cara por el rostro anónimo de los malos tratos

Conocidas uruguayas dan la cara por el rostro anónimo de los malos tratos

Montevideo, 27 mar (EFE).- Ministras, periodistas y actrices de Uruguay maquillan de dolor sus conocidos rostros en una exposición fotográfica organizada en Montevideo para reivindicar los derechos de las miles de víctimas anónimas de la violencia doméstica.

La muestra "En tu piel" ha contado con la participación de más de cuarenta mujeres dispuestas a poner su "nombre y apellido" a "cada uno de los golpes, a cada una de las circunstancias", dijo a Efe la escritora Mercedes Vigil, una de estas modelos provisionales.

Las ministras del Interior, Daysi Tourné, y de Salud, María Julia Muñoz, la princesa Laetitia D'aremberg, la actriz Silvia Novarese y la periodista Nair Suárez se encuentran entre las figuras públicas reunidas por la exposición, que también incluye la fotografía de una mujer cuyo nombre queda en el anonimato.

La entrada principal de la Intendencia (ayuntamiento) de Montevideo funciona como sede de la muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo martes.

Frente a la puerta del edificio, un gran espejo recibe a los espectadores, que pueden reconocerse como posibles víctimas de la violencia doméstica, "la peor" de todas las agresiones, según Vigil.

"Es mucho peor que la violencia que enfrentamos todos los días al salir a la calle, porque es la violencia que nos viene desde nuestro ámbito, desde nuestra 'cueva'", aseveró la escritora.

Para ella, "es imposible que la mujer crezca sometida a estas circunstancias, y si la mujer no crece, no crece la sociedad".

El miedo, la súplica y el lamento afloran en cada una de las imágenes captadas por Daniel Maidana, fotógrafo de "En tu piel", un recorrido en blanco y negro por el dolor íntimo de esta lacra social.

La ONG "Mujeres de Negro" de Uruguay, centrada en la denuncia de la violencia doméstica, impulsó este proyecto expositivo, que toma como referencia una muestra organizada en Madrid en 2005 para la que también posaron como supuestas víctimas algunas famosas españolas, como la bailarina Sara Baras o la actriz Maribel Verdú.

Según Susana Escobar, integrante de "Mujeres de Negro", el hecho de que mujeres "conocidas" de Uruguay accedieran a ponerse en el papel de las víctimas de los malos tratos refuerza el mensaje de que "la violencia doméstica no es una cosa de puertas adentro", sino un problema público.

En esta línea, otra de las modelos, la viceintendente de Montevideo, Hyara Rodríguez, opinó que la violencia de género es "un tema cultural", para el que "las leyes no bastan", pues "se necesita un trabajo desde todos lo ángulos".

"No puede quedar otra vez en el olvido acá en Uruguay", advirtió Rodríguez, quien manifestó su deseo de que la exposición contribuya a "tomar conciencia del problema y, tal vez, a que algún maltratador se avergüence de su comportamiento y busque ayuda".

Según datos del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior de Uruguay, cada doce días se mata o se intenta matar a una mujer en este país, que registró 21 muertes por violencia doméstica entre noviembre de 2007 y octubre de 2008.

Los malos tratos constituyen el delito más denunciado en Uruguay después de los hurtos, y suponen el 6 por ciento de los delitos totales y el 46 por ciento de los delitos contra la persona, revela esa misma fuente.

Escobar recordó que más de 2.000 personas pasan cada día por la Intendencia de Montevideo y la mayoría se detiene inevitablemente ante la mirada de terror lanzada por estos rostros descompuestos.

"Vivimos en un siglo XXI absolutamente masivo, en el que parece que las cosas les pasan a otros", manifestó Vigil, quien animó a que la muestra se haga "itinerante" y lleve el dolor de las víctimas a todos los rincones de Uruguay.