Prisa: sus dueños compraron el lunes un 0,8% del capital en mínimos históricos

Un nuevo capítulo en la telenovela financiera de Prisa. El valor bajó a los infiernos el lunes, mínimo histórico en 95 céntimos de euros y cercanía a la desesperanza, apenas 200 millones de capitalización bursátil de compañía con una deuda bruta detrás de 5.044 millones de euros, casi 25 veces más. Pero el lunes 9 de marzo se produjo un movimiento que provocó el conocido tumulto del martes: Prisa subió un 26% en bolsa, otro 6% el miércoles. 

El lunes, al cierre del mercado, siete altos directivos de la empresa recibieron 75.000 acciones como retribución en especie por un valor de 290.000 euros, ejecutables a 1,12 euros por título. Los siete gestores agraciados son Juan Luis Cebrián, Ignacio Santillana, Emiliano Martínez Rodríguez, Jesús Ceberio, Alfonso López Casas, Pedro García Guillén. Este paquete de títulos se une a las compras que han realizado dos miembros del consejo de administración a título personal. Adolfo Valero, que compró 50.000 acciones el lunes, y el mayor accionista real de la empresa, Francisco 'Pancho' Pérez, que compró otras 40.000 acciones.

Junto a ellos, el hólding Rucandio, participado por los Pérez y los Polanco, comunicó a su vez a la CNMV que su participación se ha elevado en 1,6 millones de acciones, hasta el 69,3% del capital. Esta sociedad está controlada por las familias Polanco -cuyas acciones están sindicadas tras el fallecimiento de Jesús en 2007- y los Pérez Arauna, cuyo patriarca Pancho sigue en activo y ha permanecido siempre en un segundo plano. En total, 1,76 millones de acciones pasaron el lunes a la órbita del consejo de administración, o el equivalente al 0,8% del capital.

Desde un bróker explicaron a 233grados qué detrás de estos últimos movimientos estaría un cierre de cortos -recompra de valores para cubrir una posición bajista- que ha registrado la acción de Prisa. El consejo de administración ya controla directa e indirectamente cerca del 75% del capital, bien a través de la sociedad Propu, Rucandio y la propia autocartera de la empresa. Lo que unido a la presencia de otros fondos de inversión de Urquijo o Goldman Sachs dejan un porcentaje de acciones libres -fuera del alcance de accionistas estable- de apenas el 10% del capital de la empresa.