Correa apoya eliminar la pensión vitalicia a los ex presidentes que trabajan

  • Quito, 7 mar (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, apoyó hoy la posible eliminación de la pensión vitalicia para los ex jefes de Estado que han vuelto a trabajar, así como para aquellos que llegaron al poder sin ser elegidos en las urnas.

Quito, 7 mar (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, apoyó hoy la posible eliminación de la pensión vitalicia para los ex jefes de Estado que han vuelto a trabajar, así como para aquellos que llegaron al poder sin ser elegidos en las urnas.

Para Correa, la medida es una "extraordinaria idea" por lo que señaló que se presentará un proyecto de ley para que a los presidentes y vicepresidentes que hayan vuelto a trabajar "se les reduzca, se elimine" la pensión vitalicia. "Nadie aquí tiene que ganar doble ingreso".

En su informe semanal de labores, calculó que existen en el país unos diez presidentes en vida que reciben una pensión vitalicia de alrededor de 3.000 dólares mensuales.

Además, Correa apoya que se elimine la pensión vitalicia para los presidentes y vicepresidentes que fueron nombrados por el Parlamento en medio de crisis políticas.

El jefe de Estado considera que quienes no vencieron en las urnas no deben recibir "dos reales" y no deben "robar la plata (dinero) al pueblo ecuatoriano".

El mandatario se refirió en específico al ex presidente interino Fabián Alarcón, designado por el Parlamento para sustituir a Abdalá Bucaram, quien fue derrocado en 1997 por "incapacidad mental para gobernar" decretada por el Legislativo sin examen médico ni derecho a la defensa.

Asimismo, Correa criticó que Lucio Gutiérrez, ahora candidato a la presidencia para las elecciones del próximo 26 de abril, reciba pensión vitalicia por ser ex gobernante, pero también otra por ser coronel en servicio pasivo.

"Apoyo totalmente la moción de que se revisen las pensiones vitalicias de presidente y vicepresidente, que las quiten, en caso de volver a trabajar y que las eliminen para aquellos que entraron por la trastienda, que no ganaron elecciones, sino que se metieron por la ventana", apuntó.

El último presidente en terminar su período constitucional de cuatro años en Ecuador fue el conservador Sixto Durán Ballén (1992-1996).

Después de él ganó las elecciones Bucaram, que duró seis meses en el poder, y le sucedió Alarcón, aunque la entonces vicepresidenta Rosalía Arteaga, reclamaba para sí el cargo amparada en la sucesión presidencial.

Luego Jamil Mahuad ocupó el cargo tras ganar las elecciones y estuvo 17 meses en el poder, ya que fue destituido por una revuelta indígena apoyada por militares, y reemplazado por su vicepresidente Gustavo Noboa.

Noboa asumió el cargo en el ministerio de Defensa y no en el Parlamento, donde tradicionalmente se realizan las ceremonias de toma del poder.

A Noboa le sucedió uno de los que apoyó la revuelta indígena contra Mahuad, Lucio Gutiérrez, quien ganó en las urnas, pero también fue destituido por protestas ciudadanas tras cumplir algo más de dos años en el poder y fue reemplazado en 2005 por Alfredo Palacio, su entonces vicepresidente.

Correa tampoco terminará el período para el que fue electo en 2006, pues la nueva Constitución, aprobada en 2008, ordena la convocatoria a elecciones generales, en las que el gobernante busca la reelección en compañía de su vicepresidente, Lenín Moreno.