La reforma laboral fomenta la precariedad entre los jóvenes


El paro juvenil español se mantendrá por encima del 40% al menos durante 2011

El paro juvenil español se mantendrá por encima del 40% al menos durante 2011

Los datos de Eurostat son demoledores: el 40,3% de los menores de 25 años no tiene empleo en España. Este colectivo es uno de los más castigados por la crisis económica y había expectación por comprobar las soluciones del Gobierno para combatir esta lacra en el capítulo dedicado al paro juvenil de la reforma laboral que aprobó en Consejo de Ministros este miércoles.

En el apartado "Medidas para favorecer el empleo de los jóvenes y de las personas desempleadas" se encuentran las iniciativas más significativas: bonificaciones a los empleadores que transformen en indefinidos contratos formativos, ampliación de la edad para la realización de estos hasta los 25 años y alargamiento del plazo en el contrato en prácticas tras la finalización de los estudios de cuatro a cinco años.

Los dos últimos aspectos son lo que más críticas han despertado. Según consta en la redacción definitiva del Real Decreto, "los títulos de grado y de máster correspondientes a los estudios universitarios no se considerarán la misma titulación", lo que permite extender los contratos en prácticas hasta los cuatro años, y no dos como ocurría hasta ahora.

Con la llegada del Plan Bolonia el acceso a la oferta de másteres se democratiza. Licenciaturas y diplomaturas equivalen ahora a un grado y mediante un máster el alumno obtiene una formación más avanzada que persigue su especialización en el ámbito profesional deseado.

De esta forma, si un joven entra en el mercado laboral con ambos títulos oficiales puede encadenar dos empleos de hasta dos años cada uno en la modalidad de contrato en prácticas.

Para Comisiones Obreras esta medida "precariza aún más" las condiciones laborables de los jóvenes y retrasa su acceso a un contrato digno: "Puedes tener 30 años y seguir con un contrato en prácticas", señala la secretaria de Juventud de CC.OO Cristina Bermejo.

En su opinión, la reforma laboral "lejos de incentivar el empleo juvenil introduce nuevas medidas de precariedad". Además, critica que el contrato formativo se pueda aplicar a jóvenes de hasta 25 años: "No se garantiza el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) porque se le descuenta la parte proporcional dedicada a la formación durante el primero año".

Sobre este último asunto también ha mostrado su disconformidad la patronal de empresarios. En un comunicado emitido este jueves, el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva de la CEOE consideró "una oportunidad perdida para solucionar el grave problema del paro juvenil" la nueva redacción de este contrato.

Sin embargo, algunos expertos consideran que el problema de base del paro juvenil no es la reforma laboral. Es la opinión de José Ramón Pin, profesor de IESE Business School, que considera que "la única forma de crear empleo es que crezca la economía. Si no, las empresas despiden gente y tampoco están contratando. El joven que llega al mercado laboral necesita que salga otro".