Algo pasa con Danone: el gigante lácteo vuelve al punto de mira de los inversores


  • El fondo activista Corvex Management ha invertido 400 millones de dólares (341 millones de euros) en el grupo de alimentación francés.

  • La prensa estadounidense especula sobre su adquisición por alguno de los grandes de la alimentación y las bebidas, como Kraft o Coca-Cola.

Exterior de una fábrica de Danone.

Exterior de una fábrica de Danone.

“Alguien va a comprar Danone”, aseguraba hace unos días el diario estadounidense The New York Post, sin citar la fuente de esa afirmación, sólo que era financiera. “Danone puede ser adquirida por Kraft o por un fabricante de refrescos [Coca-Cola o Pepsico] y el Gobierno francés lo permitiría”, añadía. Sería un paso más en la continua consolidación de la industria alimentaria y no sería la primera vez que el dueño de marcas como Activia y Actimel está en el punto de mira.

El primer efecto de estos rumores ha sido la evolución de Danone en bolsa. En lo que va de semana, sus títulos acumulan un alza de casi el 4% y sitúan su capitalización por encima de los 42.400 millones de euros. Es una cifra similar a lo que costaría Iberdrola, la quinta mayor empresa del Ibex 35 por valor en bolsa.

El mayor grupo lácteo de Europa vuelve a estar en el foco, esta vez, con Kraft como principal candidato a comprador. La multinacional estadounidense se ha convertido en uno de los actores más activos del sector, que espera su próximo movimiento, después de su fallido intento de compra de Unilever. Kraft trató de adquirir la empresa angloholandesa en febrero. Ofreció por ella 143.000 millones de dólares (el equivalente actual a unos 122.000 millones de euros) pero Unilever fue tajante en su negativa. Ese precio “infravaloraba” el valor de la compañía y no constituía “base para discusión alguna”.

La capacidad de compra de Kraft no se cuestiona por los accionistas de referencia detrás de ella: el inversor Warren Buffett y la firma de capital riesgo 3G. Y por su valor en bolsa. La capitalización de The Kraft Heinz Company en el parqué neoyorquino supera los 105.000 millones de dólares (unos 90.000 millones de euros).

Tampoco es la primera vez que Kraft se lanza a por activos de Danone. Hace una década ya se hizo con el control de su negocio de galletas, en el que se incluían marcas como Lu o Tuc, por la que pagó 5.300 millones de euros.

Apetito estadounidense

A las empresas estadounidenses, también a las de refrescos, les gusta Danone. En 2005, Pepsico trató de aproximarse a ella y lo que provocó fue una reacción política en contra, para defender el carácter francés del fabricante de yogures. De ahí que The New York Post destacara que, esta vez, el Gobierno no se opondría a un movimiento corporativo.

Al margen de las especulaciones sobre quién se lanzará a por Danone, ya hay inversores que han movido ficha. En este caso, el fondo activista Corvex Management que ha invertido alrededor de 400 millones de dólares en la compra de acciones del fabricante lácteo. Según la agencia Bloomberg, Corvex considera que las acciones de Danone van a revalorizarse y que la compañía tiene también potencial para aprovecharse de la creciente demanda de productos considerados saludables.

Danone no sólo está inmersa en el negocio lácteo también es dueña de algunas de las principales marcas de agua embotellada, como Evian. En España, por ejemplo, es dueña de Font Vella y Lanjarón. Hace un año, la compañía francesa cerró la compra de WhiteWave Foods, una empresa estadounidense especializada en productos biológicos y leche de soja. Pagó por ella 12.500 millones de dólares. Ahora, el dinero puede viajar en sentido contrario.