Expertos descubren tres nuevas especies de avispas en Centroamérica, que mantienen una relación estrecha con los robles


MADRID|
Expertos descubren tres nuevas especies de avispas en Centroamérica, que mantienen una relación estrecha con los robles

Expertos descubren tres nuevas especies de avispas en Centroamérica, que mantienen una relación estrecha con los robles MADRID | EUROPA PRESS

Los investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) José Luis Nieves Aldrey y de la Universidad de Panamá Enrique Medianero han descubierto tres nuevas especies de avispas de las agallas en los bosques húmedos montanos de Costa Rica y Panamá, que son un indicador del estado de conservación de los ecosistemas, según ha informado la entidad española.

Los bosques nublados montanos tropicales representan un "raro y frágil" ecosistema que se encuentra en peligro en muchos lugares del planeta, principalmente por la acción humana y el cambio climático. Por ello, el hallazgo de estas avispas es un síntoma de su conservación, tal y como han detallado los investigadores.

Según los científicos, se trata de avispas del género Neuroterus, pertenecientes a la familia de los cinípidos, y que inducen agallas complejas en las plantas que sirven de refugio y alimento para el desarrollo larvario. Estas agallas están controladas por los genes del insecto, que son los causantes de que la planta cree tejidos vegetales nutritivos y protectores completamente nuevos.

Los robles sirven de huésped a muchas de esas avispas cuyas agallas son importantes focos de biodiversidad, ya que albergan comunidades complejas de otros insectos como inquilinos o parasitoides que forman parte de los microhábitats en que se desarrollan, tal y como han señalado los científicos.

Para el MNCN, la interacción planta-animal entre la avispa y el roble es "muy estrecha", en la que el insecto "sale muy beneficiada y la planta no suele sufrir daños", aunque han matizado que "hay algunas especies de avispas que pueden convertirse en importantes plagas forestales", como la avispilla del castaño, Drycosmus kuriphilus, una especie invasora que está parasitando los castaños de muchos países europeos, entre ellos, España.