Nuevas imágenes de satélite revelan que los campos de concentración de Corea del Norte siguen funcionado


  • Pyongyang siempre ha negado la existencia de estos campos de prisioneros, conocidos como kwanliso, donde la ONU ha denunciado que violaciones de derechos humanos.

  • El Consejo de Seguridad de la ONU vota hoy nuevas sanciones a Corea del Norte en respuesta al ensayo nuclear que llevó a cabo el pasado septiembre.

Nuevas imágenes de satélite revelan que los campos de concentración de Corea del Norte siguen funcionado

Nuevas imágenes de satélite revelan que los campos de concentración de Corea del Norte siguen funcionado

Corea del Norte es considerado uno de los países más herméticos del mundo. Pocas son las imágenes que nos llegan de este país gobernado por la dinastía Kim desde hace más de 50 años. A las instantáneas de pobreza y de desfiles militares, las atroces imágenes de los campos de penitenciarios son otra de las estampas que nos llegan del régimen norcoreano.

Estos centros, piedra angular de la represión política y el control social del régimen, lejos de desaparecer siguen funcionando y el gobierno de Kim Jong-Un  sigue invirtiendo en ellos, según denuncia Amnistía Internacional.

La evaluación de las imágenes de satélite de dos campos penitenciarios para presos políticos —conocidos como kwanliso— captadas en mayo y agosto muestran la incorporación de nuevos puestos de vigilancia, la mejora de lo que según informes es un crematorio y actividades agrícolas en curso.

Amnistía Internacional investigó dos campos, kwanliso 15 (conocido también como Yodok) y kwanliso 25, para evaluar su situación desde que se publicó el informe de la Comisión de Investigación de la ONU de 2014, que concluyó que la gravedad, escala y naturaleza de las violaciones de derechos humanos en Corea del Norte no tenía parangón en el mundo contemporáneo.

Campamento 25 Campamento 25

Campamento 25

Campamento 15 Campamento 15

Campamento 15

Ese informe de la ONU documentaba violaciones, infanticidios, torturas, privación deliberada de alimentos, trabajos forzosos y ejecuciones de los que eran víctimas hasta 120.000 hombres, mujeres y niños y niñas recluidos en régimen de incomunicación en campos penitenciarios para presos políticos de todo el país en aquel momento. Muchas de las personas recluidas en estos campos no han cometido ningún delito, sino que son castigadas colectivamente en aplicación de la culpabilidad por asociación, por ser familiares de personas a las que se considera una amenaza para el régimen.

Corea del Norte niega sistemáticamente el acceso a observadores e investigadores, sin embargo a través de imágenes de satélite de alta resolución se confirma que el régimen continúa manteniendo estos dos y que se ha invertido más en ellos.

La publicación de estas nuevas imágenes coincide con la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU este miércoles de la imposición de nuevas sanciones a Corea del Norte en respuesta al ensayo nuclear que llevó a cabo el pasado septiembre.El voto llegará tras más de dos meses de negociaciones entre Estados Unidos y China para consensuar una resolución que endurezca los castigos ya existentes contra el régimen norcoreano.