Así es 'La bestia', la limusina blindada de Barack Obama capaz de resistir el impacto de un misil y un ataque nuclear


  • Su blindaje, con aleación de acero, aluminio, titanio y cerámica es capaz de aguantar todo tipo de proyectiles.

  • Entro en servicio en 2009, pesa más de 8 toneladas y cuesta más de un millón de dólares.

La Bestia - Barack Obama (2009)

La Bestia - Barack Obama (2009) Roberto Arnaz

Cadillac DTS – George W. Bush (2005)

Cadillac DTS – George W. Bush (2005) Roberto Arnaz

Cadillac Fleetwood – Bill Clinton (1993)

Cadillac Fleetwood – Bill Clinton (1993) Roberto Arnaz

Lincoln Town Car - George H. W. Bush (1989)

Lincoln Town Car - George H. W. Bush (1989) Roberto Arnaz

Cadillac Fleetwood Seventy Five – Reagan (1984)

Cadillac Fleetwood Seventy Five – Reagan (1984) Roberto Arnaz

Cadillac Series 75 – Jimmy Carter (1976)

Cadillac Series 75 – Jimmy Carter (1976) Roberto Arnaz

Chrysler Imperial LeBarons – Richard Nixon (1972)

Chrysler Imperial LeBarons – Richard Nixon (1972) Roberto Arnaz

Lincoln Continental Cabrio – John F. Kennedy (1961)

Lincoln Continental Cabrio – John F. Kennedy (1961) Roberto Arnaz

Cadillac Eldorado Convertible - Dwight D. Eisenhower (1953)

Cadillac Eldorado Convertible - Dwight D. Eisenhower (1953) Roberto Arnaz

Lincoln Cosmopolitan Limousines – Harry Truman (1950)

Lincoln Cosmopolitan Limousines – Harry Truman (1950) Roberto Arnaz

Cadillac V8 Town Sedan  blindado de Al Capone- Franklin D. Roosevelt (1928)

Cadillac V8 Town Sedan blindado de Al Capone- Franklin D. Roosevelt (1928) Roberto Arnaz

Cadillac Series 53 - Woodrow Wilson (1916)

Cadillac Series 53 - Woodrow Wilson (1916) Roberto Arnaz

White Motor Company Model M Steamer - William Howard Taft (1909)

White Motor Company Model M Steamer - William Howard Taft (1909) Roberto Arnaz

Stanley Steamer  - Theodore Roosevelt (1906)

Stanley Steamer - Theodore Roosevelt (1906) Roberto Arnaz

Alma de tanque y diseño de coche de lujo. Así es 'La bestia', el coche oficial Barack Obama. Lo estrenó el mismo día que tomó posesión como presidente de Estados Unidos, el 20 de enero del 2009. Desde entonces, Obama siempre se desplaza en esta inexpugnable fortaleza sobre ruedas de casi seis metros de largo.

'La bestia' es una creación de General Motors – Cadillac. Tiene carrocería antiproyectiles de más de 20 centímetros de grosor elaborada a partir de una aleación de acero, aluminio, titanio y cerámica, lo que hace que su peso se dispare hasta las ocho toneladas y su precio más allá del millón de dólares.

Semejante tonelaje hace que no sea demasiado eficiente, consumiendo una media de un litro de combustible cada cuatro kilómetros. Tampoco es demasiado rápido, su velocidad máxima es de 100 kilómetros por hora y tarda aproximadamente 15 segundos en acelerar hasta ese punto.

Usa neumáticos RunFlat, que aún pinchados soportan el peso del vehículo y le permiten seguir circulando durante casi 100 kilómetros a toda velocidad. Además, cuenta con un sistema de metralletas y cohetes de gas, para facilitar la huída en el caso de que sea necesario.

Su interior es también prácticamente impenetrable: es capaz de resistir el impacto de un misil o un ataque químico, e incluso nuclear. Si alguno de estos casos se produjese, sus puertas se sellarían de manera hermética y comenzaría a funcionar un sistema de reciclaje de oxigeno.

Además, 'La bestia' es también una ambulancia que cuenta con el equipo médico de urgencia para atender al presidente 'in situ' y bolsas con sangre del propio Obama para transfusiones de emergencia.

La cabina está equipada con un centro de comunicaciones con sistema de rastreo GPS. Cuenta con ordenadores, teléfonos, fax, conexión a internet, satélites de posicionamiento y defensa, además de línea directa al Pentágono y la CIA.

Una rampa, su única debilidad

Ni misiles, ni ametralladoras, el único problema que ha tenido hasta la fecha 'La bestia' ha sido una empinada rampa que se cruzó en su camino durante la visita oficial de Barack Obama a Dublín en 2011.

El incidente tuvo lugar a las puertas de la Embajada de EEUU en la capital irlandesa. El vehículo quedó encallado en la rampa de salida de la sede diplomática con la pareja presidencial a bordo. Al final, a los Obama no les quedó más remedio que bajarse de 'La bestia' y esperar a otro coche más modesto pero funcional.