El FBI confirma que investiga los nexos entre Rusia y el equipo de Trump


  • Tratan de esclarecer los intentos de interferencia rusa durante la carrera presidencial de 2016, y especialmente una posible coordinación entre miembros de la campaña de Donald Trump y el Kremlin.

El director del FBI  James Comey habla en el Congreso el 20 de marzo de 2017.  (Nicholas Kamm / AFP)

El director del FBI James Comey habla en el Congreso el 20 de marzo de 2017. (Nicholas Kamm / AFP)

El director del FBI, James Comey, ha confirmado este lunes públicamente por primera vez que el la oficina de investigación federal está investigando los esfuerzos de Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de 2016, incluyendo cualquier posible coordinación entre los socios de la campaña de Donald Trump y el gobierno ruso.

Comey, durante su declaración de apertura en la primera audiencia pública realizada en el Congreso sobre el asunto, ha dicho estar autorizado por el Departamento de Justicia para hacer la revelación. Habitualmente, el FBI no discute ni siquiera confirma la existencia de investigaciones en curso.

Sin embargo, a causa de “interés público” en el caso, Comey sintió la necesidad de confirmarla públicamente. “No puedo decir más sobre lo que hacemos, ni de la gente que investigamos”, añadió. La existencia de estas investigaciones ha sido reportado por varios medios estadounidenses durante meses.

Comey ha detallado que la investigación es parte de la misión de contraespionaje del FBI e incluye la naturaleza de los vínculos entre los individuos asociados con la campaña de Trump y el gobierno ruso, y si hay alguna coordinación entre los esfuerzos de Rusia y la campaña. Según Comey, la investigación también examinará si se cometieron crímenes.

La audiencia empezó con la enumeración por parte del congresista demócrata Adam Schiff de los numerosos contactos entre algunos miembros del equipo de campaña o del círculo de Donald Trump y personas cercanas al Kremlin, entre ellos el embajador de Rusia en los Estados Unidos. “¿Es posible que todos estos eventos sean completamente independientes, nada más que pura coincidencia? Sí, eso es posible”, dijo Schiff. “Pero también es posible, tal vez más que posible, que no sean coincidencias.”

Previamente, el presidente del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes de EEUU, el congresista republicano Devin Nunes, dijo en la misma audiencia que el panel no había visto pruebas de complicidad entre Rusia y la campaña de Trump de 2016. Nunes también rechazó una afirmación sin pruebas de Trump de que le habían puesto escuchas en la Torre Trump en Nueva York, pero dijo que era posible que se hubiese usado otro tipo de vigilancia contra el republicano.

Otros comités del Congreso también están investigando la posible conexión rusa, principalmente a puerta cerrada. Entre un escándalo sobre si Moscú intentó influir en la carrera presidencial a favor de Trump y en detrimento de la demócrata Hillary Clinton, legisladores dijeron que harían público todo lo que pudieran.

Rusia niega que intentara influir en la votación del 8 de noviembre pirateando a responsables demócratas y publicando informaciones embarazosas.

Obama no espió a Trump

Finalmente, Comey ha negado, una por una, las acusaciones de Trump de que el equipo de Obama pinchó sus telecomunicaciones.

"No tenemos información de que lo apoye", dijo el directo del FBI, que es, como Trump, republicano. El máximo responsable de esa agencia del Gobierno de EEUU declaró que "ningún presidente puede ordenar" sin una orden judicial. "Ningún individuo en EEUU puede autorizar 'pinchazos' [de las telecomunicaciones] sin una orden judicial", concluyó.

Cortina de humo de Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había instado este mismo lunes al Congreso y al FBI a investigar las filtraciones de información clasificada.

"James Clapper y otros han determinado que no hay pruebas de que el presidente de Estados Unidos conspirara con Rusia durante las últimas elecciones para imponerse en las urnas", ha escrito Trump en su cuenta oficial de Twitter.

"Es una historia falsa y todo el mundo lo sabe. Los demócratas fabricaron y lanzaron la historia rusa como una excusa para llevar a cabo una terrible campaña", ha acusado, al tiempo que ha subrayado que "perdieron" los comicios.

"La verdadera historia que el Congreso, el FBI y otros deberían estar investigando es la filtración de información clasificada", ha instado el magnate neoyorquino. "¡Hay que encontrar ya al responsable!", ha remachado.

Wikileaks ha publicación recientemente más de 8.000 documento que revelan los métodos de ciberespionaje de la CIA, si bien la campaña electoral ha estado plagada de ataques informáticos que han llevado a la filtración de información sensible.