Las desgarradoras historias del incendio que arrasa Portugal


Rodrigo Rosario es uno de los primeros nombres que se han conocido de las víctimas del incendio que arrasa Portugal. Tenía cuatro años y estaba pasando el fin de semana con su tío. Sus padres acababan de casarse y estaban de luna de miel en Cabo Verde, según informa Jornal de Noticias. Fue la primera víctima mortal identificada.

El pequeño y su tío fallecieron en una carretera que se convirtió en una ratonera. El tío, en cuanto vio el fuego, corrió al coche para llegar a la carretera general. No pudo. Chocó por el camino y las llamas los mataron junto a otras 28 personas. 

Nogueirinho ha sido escenario del horror. Son 30 vecinos y han muerto 11, entre ellos Rodrigo y otro pequeño de dos años. Pero también se ha conocido un milagro. Una familia de 12 personas ha sobrevivido al fuego gracias a que los árboles se terminaban a 100 metros de la vivienda y que pudieron combatir el calor abrasador metiéndose en la balsa de riego que hace años construyó el abuelo. Estuvieron ahí metidos toda la noche "sintiendo que te arden la cara y los brazos y viendo algunos vehículos en la carreteraa atrapados sin poder salvar a nadie".

Pasó entre dos coches ardiendo para sobrevivir

Otro milagro lo cuenta Armando. Es de los pocos que ha visto el fuego de cerca y sobrevive. Iba en el coche y fue consciente de que se tenía que dar la vuelta. Pasó entre medias de dos coches que ardían.

Otro vecino con 83 años cuenta que vio como moría su vecino que había llegado hace dos semanas para pasar unas vacaciones. Intentó huir. Él se quedó en su casa rodeado de cubos de agua. Los vecinos llamaban a gritos a los bomberos, pero no llegaron a tiempo y la aldea fue arrasada.