La policía latinoamericana busca ayuda en los perros para frenar el narcotráfico

  • Facatativá (Colombia), 19 mar (EFE).- Los policías de Latinoamérica buscan el apoyo de los perros colombianos expertos en detectar drogas para frenar el narcotráfico hacia Europa por la creciente ruta de África Occidental.

La policía latinoamericana busca ayuda en los perros para frenar el narcotráfico

La policía latinoamericana busca ayuda en los perros para frenar el narcotráfico

Facatativá (Colombia), 19 mar (EFE).- Los policías de Latinoamérica buscan el apoyo de los perros colombianos expertos en detectar drogas para frenar el narcotráfico hacia Europa por la creciente ruta de África Occidental.

En una exhibición que formó parte de un curso especializado, policías de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y República Dominicana fueron hoy testigos de las habilidades de los canes colombianos para detectar explosivos, drogas, divisas y otros elementos.

En el encuentro, se destacó la experiencia de más de 20 años que tiene Colombia en el adiestramiento de perros para este cometido.

El proyecto es financiado por la Comisión Europea y ejecutado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) en la escuela de carabineros de Facatativa, un municipio ubicado a unos 40 kilómetros al oeste de Bogotá.

El jefe del Centro de Adiestramiento de Canes Detectores de Drogas de Bolivia, coronel Mario Camacho, aseguró a Efe que este curso sirve para recabar nuevas experiencias y así optimizar las labores en su país.

"Ha sido excelente y por eso agradezco a Colombia por la oportunidad que nos permite de poder conocer esta escuela y estas experiencias, las técnicas que utilizan con los canes, las mismas que serán implementadas en nuestro país para que sigamos en ese trabajo en bien de la sociedad", dijo el jefe policial

Asimismo, recordó que en Bolivia el uso de perros ha permitido que cada vez se incauten mayores cantidades de drogas.

Por su lado, el capitán peruano Rubén William Lino explicó a Efe que se trata de "una serie de conocimientos para compartir entre los países vecinos", en su caso, con el objetivo de darlos a conocer en Perú.

El objetivo fundamental de este curso es reducir la cantidad de cocaína traficada desde América Latina y el Caribe hacia Europa a través de África Occidental, y forma parte de un proyecto de cooperación entre los cuerpos de seguridad de varios Estados latinoamericanos.

En esa vía se busca una mayor cooperación entre las instituciones seleccionadas de los seis países participantes.

Colombia ha ofrecido además a los países de África Occidental su ayuda en la lucha contra el narcotráfico tras la reciente alerta de Naciones Unidas, que dijo que por ese territorio fluye hacia Europa una tercera parte de la cocaína que se consume en ese continente.

La ONU estima que cada año unas 50 toneladas de cocaína, un tercio del consumo europeo, por un valor de más de 2.500 millones de euros, pasan por territorio africano, donde los narcos aprovechan la falta de medios de las autoridades locales.

Los países africanos más transitados por los narcotraficantes son Nigeria, Guinea Bissau, Guinea Conakry y Sierra Leona.

Este taller sirvió además para acercar a las policías de Colombia y Ecuador, países que tienen rotas sus relaciones diplomáticas desde hace un año, pero que mantienen colaboraciones en materia de lucha contra las drogas.

De hecho, el jefe del centro de entrenamiento canino de la policía ecuatoriana, mayor William Villaruel, participó en la reunión y aseguró que en su país se han incrementado ese tipo de controles gracias a la cooperación del su vecino del norte.

"Somos muy allegados a esta escuela colombiana, ya que muchos de nuestros miembros en años anteriores han sido capacitados en esta escuela y conocemos el sistema que aquí manejan", dijo el oficial a Efe.

El seminario, que concluye mañana, también profundiza en la importancia del recurso canino en la prevención e incautación de droga, así como en compartir métodos con el fin de detectar la presencia de cocaína en puertos, aeropuertos y otros lugares usados para el narcotráfico.

Los principales tutores pertenecen a las unidades de canes antinarcóticos de Francia y Estados Unidos, así como de la Unodc.