Más de 2.000 veteranos de guerra llegan a Dakota del Norte para reforzar las protestas contra el oledoucto


CANNON BALL/WEST FARGO|

Más de 2.000 veteranos de guerra han llegado a Dakota del Norte para reforzar las protestas de los miles de personas que llevan días concentradas a la gélida intemperie contra los planes de expansión de un oleducto que amenazan la reserva histórica sioux de Standing Rock.

La organización de Veteranos en Defensa de Standing Rock levantará barracones para resguardar a los manifestantes de las inclemencias del tiempo en el campamento de Oceti Sakowin, y coordinará con los organizadores de las protestas la formación de una cadena humana frente a la Policía.

Las fuerzas del orden han vuelto a pedir a los organizadores que abandonen el lugar para facilitar la llegada del Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadounidense responsables de preparar el terreno para la extensión del oleoducto. Sin embargo, fuentes oficiales han confirmado que no harán uso de la fuerza para retirar a los concentrados.

La presencia de estos veteranos no cuenta con el beneplácito de organizaciones locales de ex combatientes como el Consejo de Coordinación de Veteranos de Dakota del Norte, que ha denunciado el ocasional comportamiento violento de los militares.

Sea como fuere la llegada de las temperaturas glaciales están incrementando la tensión en Cannon Ball, donde el termómetro bajará hasta los -16º la semana que viene.

A esa temperatura, el impacto de un chorro de agua a presión -- como los que la Policía ha empleado habitualmente para despejar las protestas -- podría tener gravísimas consecuencias para la salud.