Presidenta chilena realiza remodelación mínima de su equipo

CHL Santiago|

La presidenta chilena, la socialista Michelle Bachelet, anunció este miércoles el relevo de tres ministros, los titulares de Justicia, Energía y Bienes Nacionales, una iniciativa que pretende revertir la pérdida de popularidad del gobierno.

En un breve acto en el Palacio de La Moneda, la presidenta anunció las renuncias de la titular de Justicia, Javiera Blanco, que estaba en una posición insostenible por diferentes escándalos surgidos en las últimas semanas, y el de Energía, Máximo Pacheco, uno de los ministros mejor valorados del equipo de Bachelet.

Asismo, designó a la abogada de la Universidad de Chile, Nivia Palma, experta en Cultura, para ocupar la cartera de Bienes Nacionales en reemplazo de Víctor Osorio.

Las críticas a estos cambios acotados no se han hecho esperar, incluso por parte de los socios del gobierno de coalición de centroizquierda.

La presidenta de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, que integra la Nueva Mayoría, tildó el cambio de "claramente insuficiente".

"Hay una revisión pendiente. Este cambio no es suficiente", dijo Goic a la cadena CNN-Chile, en clara referencia al esperado reemplazo del equipo político del gobierno, que se mantiene en el cargo pese al revés que sufrió esta semana al tener que retirar un proyecto de ley por falta de apoyo, incluso dentro de sus filas.

El gobierno pretendía subsanar con una ley los errores aparecidos en el padrón electoral, en el que cerca de medio millón de ciudadanos han sido objeto de un cambio de domicilio electoral inopinado, lo que difultará que puedan votar en los comicios municipales de este domingo 23 de octubre.

Este error del padrón electoral es la gota que ha colmado el vaso de los escándalos que han afectado en particular a la ya extitular de Justicia Javiera Blanco, fuertemente cuestionada por las más de 200 muertes registradas desde 2005 en los centros del Servicio Nacional de Menores (Sename) y que llevó a la presidenta a intervenirlo. Y por las irregularidades en la Gendarmería, donde una directiva se jubiló recientemente con una pensión de más de 7.000 dólares, cuando la media de los trabajadores del país se sitúa en torno a los 350 dólares. Blanco será reemplazada por Javier Campos.

Por su parte, Máximo Pacheco, el titular de Energía, y uno de los ministros mejor valorados del equipo de Bachelet, presentó su renuncia para integrarse al equipo del expresidente Ricardo Lagos que prepara su candidatura con vistas a las elecciones presidenciales de 2017. Será reemplazado por Andrés Rebolledo, hasta ahora director general de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON).

En una conferencia de prensa en el aeropuerto poco después del anuncio de la presidenta, Lagos compareció junto a Pacheco para anunciar que el exministro "dirigirá y coordinará" el equipo que ha formado "para encontrar las ideas adecuadas" que permitan resolver la "crisis de confianza" que vive Chile.

Lagos sacudió la modorra de la política chilena a finales de julio al anunciar que el país atraviesa por la "peor crisis institucional y política" que recuerda, con excepción del golpe militar de 1973.

Desde hace semanas se venía especulando con una profunda remodelación del ejecutivo para hacer frente a este último tramo del segundo mandato de Bachelet en el que los partidos ya están afinando sus espadas con la vista puesta en los comicios presidenciales.

Aunque en septiembre recuperó cuatro puntos, la popularidad de la presidenta se sitúa en niveles históricamente bajos (23%).

La mandataria socialista, que ganó la reelección en diciembre de 2013 con más de 66% de los votos, ha visto caer progresivamente su popularidad desde que en febrero de 2015 estalló el escándalo de corrupción que involucra a su hijo mayor y a su nuera.

Ambos son investigados por tráfico de influencias y uso de información privilegiada tras la compraventa de terrenos en el sur del país, en un negocio del que Bachelet asegura haber desconocido todos sus alcances.