El PSE acusa al PNV de mala gestión y "corrupción" en casos como Hacienda Irún

  • Bilbao, 11 feb (EFE).- El secretario de Organización y coordinador electoral del PSE, Rodolfo Ares, ha subrayado hoy que "el PNV presenta ahora a Ibarretxe como garantía de buena gestión, pero lo ocurrido en los museos Guggenheim y Balenciaga y en la Hacienda de Irún es mala gestión, despilfarro y corrupción".

El PSE acusa al PNV de mala gestión y "corrupción" en casos como Hacienda Irún

El PSE acusa al PNV de mala gestión y "corrupción" en casos como Hacienda Irún

Bilbao, 11 feb (EFE).- El secretario de Organización y coordinador electoral del PSE, Rodolfo Ares, ha subrayado hoy que "el PNV presenta ahora a Ibarretxe como garantía de buena gestión, pero lo ocurrido en los museos Guggenheim y Balenciaga y en la Hacienda de Irún es mala gestión, despilfarro y corrupción".

Ares ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa celebrada en Bilbao para presentar la campaña del PSE para los comicios vascos del 1 de marzo, que llevará por lema "Patxi lehendakari. Haz que suceda", y en la que parte de su comparecencia ha estado centrada en las críticas que ha realizado al PNV e Ibarretxe.

"El PNV presenta últimamente a Ibarretxe como el único candidato capaz de sacarnos de la crisis y es justo lo contrario. Durante todos los años de gobierno ha generado división, enfrentamiento, crispación e inestabilidad" y "ha sido incapaz de practicar el diálogo social y no tiene voluntad de hacerlo", ha incidido.

"También lo presenta como garantía de buena gestión", cuando lo ocurrido en "los casos 'Guggenheim', 'Balenciaga' y de la Hacienda de Irún" es "mala gestión, despilfarro y corrupción", ha remarcado.

Ha asegurado que el PSE representa "la garantía del cambio" ante un "Ibarretxe que quiere repetir el tripartito más Aralar", un "gobierno frentista", de "acumulación de fuerzas nacionalistas, para construir el futuro dividiendo a la sociedad vasca".

Ha criticado también a EB y su candidato, Javier Madrazo, del que ha destacado que "se presenta como el que también quiere impulsar el cambio y presume de ser la izquierda, pero durante los últimos diez años lo que ha hecho ha sido ser el sostén de las políticas soberanistas que defiende Ibarretxe y, si tiene la oportunidad, lo volverá a hacer".

"Queremos decir a la gente que en algún momento ha votado a EB, que si quiere cambio sabe que tiene que apoyar al PSE", ha afirmado.

Con relación al PP, Ares ha manifestado que "también dice que quiere liderar el cambio. ¿Qué cambio nos propone?, ¿el de la confrontación y división partidaria?, ¿el de los dossieres fruto de las escuchas?, ¿el de la lucha titánica por el poder dentro del partido?", se ha preguntado.

Ha manifestado que la ausencia de la izquierda abertzale de los comicios no repercutirá en los sondeos y encuestas que ha venido manejando el PSE, porque tampoco ha contado con ellos hasta ahora.

Ha citado entre los objetivos del PSE "acabar con el terrorismo y consolidar la paz, asentar la convivencia entre diferentes, apostar por más autogobierno al servicio de la sociedad vasca dentro de España y Europa y frenar la pérdida de puestos de trabajo con un verdadero plan de choque para afrontar la crisis".

"Nosotros somos la garantía del cambio", ha sentenciado Ares, que ha añadido que "nunca" se ha estado "tan cerca" de que se produzca, para lo que ha considerado de suma importancia "la movilización de la ciudadanía".

Ha detallado que el PSE iniciará la campaña el viernes en los alrededores del Puente Vizcaya de Portugalete (Vizcaya) y ha señalado que no lo hará con un arranque "al uso".

Ha explicado que el viernes también habrá actos por la mañana en Gernika (Vizcaya) y por la tarde en Irún (Guipúzcoa); el viernes en Vitoria, donde estará el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (que podría sumarse a uno o dos actos más a lo largo de la campaña); y el domingo en Barakaldo (Vizcaya).

Ha añadido que el cierre de campaña, que contará con "pocos mítines" y en la que se hará uso de las nuevas tecnologías para llegar a los jóvenes, será previsiblemente en Vitoria.