El taller de restauración adecenta ochenta piezas para la exposición de Soria

  • San Bernardo (Valladolid), 18 feb (EFE).- Una talla de San Pedro de Osma, labrada por Juan de Juni, afina su puesta a punto en el taller de restauración que la Fundación Las Edades del Hombre tienen en San Bernardo (Valladolid), antes de viajar a Soria, junto a unas 80 piezas, para formar parte de la exposición "Paisaje Interior".

El taller de restauración adecenta ochenta piezas para la exposición de Soria

El taller de restauración adecenta ochenta piezas para la exposición de Soria

San Bernardo (Valladolid), 18 feb (EFE).- Una talla de San Pedro de Osma, labrada por Juan de Juni, afina su puesta a punto en el taller de restauración que la Fundación Las Edades del Hombre tienen en San Bernardo (Valladolid), antes de viajar a Soria, junto a unas 80 piezas, para formar parte de la exposición "Paisaje Interior".

San Pedro de Bourges, conocido así también por su origen francés, restauró la Diócesis de Osma-Soria tras la invasión musulmana y falleció como obispo de la misma hace exactamente novecientos años, una efeméride que Las Edades del Hombre conmemorarán, a partir del próximo mayo, con una nueva exposición iconográfica en la concatedral de Soria, consagrada bajo la advocación de ese santo.

Labrada por Juan de Juni en el siglo XVI, la imagen policromada pertenece al retablo mayor de la catedral de El Burgo de Osma junto a una Santa Catalina que también se encuentra en el taller de restauración que dirige Silvia Lorenzo, al frente de ocho especialistas que apuran los plazos para su pública exhibición.

La humedad, la presencia de insectos devastadores para la madera, la suciedad, los repintes inadecuados y la superposición de capas pictóricas son algunas de las principales deficiencias que presentan las obras de arte que el equipo de Silvia Lorenzo somete actualmente a un análisis y tratamiento para devolverle su esplendor.

"El estado de las obras varía, aunque por regla general es bastante bueno, ya que suelen presentar patologías salvables como pequeños desprendimientos de policromía, suciedad e insectos sobrevenidos por la humedad del lugar donde se conservan", ha explicado hoy a Efe la directora.

Como si de un hospital de obras de arte se tratara, el taller se encuentra en dos amplias salas del monasterio cisterciense de Santa María de Valbuena, un cenobio del siglo XII emplazado en la pequeña pedanía de San Bernardo (Valladolid) y que desde hace varios años es sede permanente de la Fundación Las Edades del Hombre.

Las pinturas y esculturas se distribuyen en diversos espacios y son tratadas después de un minucioso proceso de análisis para detectar el origen de la deficiencia y aplicar la terapia más adecuada, lo cual requiere en ciertas ocasiones el envío de pequeñas muestras a laboratorios químicos, según ha explicado Lorenzo.

"El laboratorio nos remite con total certeza la naturaleza de la patología, muestra la estratigrafía de la pieza y desvela el origen de la materia impura adherida: resina o pigmentos de diversas clases, para poder intervenir con toda las garantías", ha señalado.

Los especialistas eliminan la suciedad e impurezas con disolventes o abrasivos y la aplicación de medios mecánicos como gomas, bastoncillos de algodón impregnados, escobillas de fibra de vidrio y pequeños bisturíes.

Tres tablas renacentistas del siglo XVI, pertenecientes al retablo parroquial de Montenegro de Cameros (Soria) y supuestamente debido a Alonso de Sedano, también están siendo objeto de retoques en el taller junto a otras piezas que también se podrán ver en la exposición de Soria pero cuya identidad y características "no se puede desvelar para no estropear el factor sorpresa al visitante".

Desde su apertura en 2002, el taller de restauración de Las Edades del Hombre -una más de las actividades que desarrolla esa fundación sustentada por las Diócesis de Castilla y León- ha tratado una media de cien piezas al año.

Poesía, paisaje, palabra de Dios y la desnudez del arte románico configuran los cuatro ejes de "Paisaje Interior", que reunirá unas 180 piezas de arte sacro, en su mayor parte procedentes de la Diócesis de Osma-Soria y también una selección de las mejores exhibidas en anteriores exposiciones.