Uno de cada cinco mayores de 60 años hipertensos tienen enfermedad renal crónica, según un estudio


MADRID|
Uno de cada cinco mayores de 60 años hipertensos tienen enfermedad renal crónica, según un estudio

Uno de cada cinco mayores de 60 años hipertensos tienen enfermedad renal crónica, según un estudio MADRID | EUROPA PRESS

El 20 por ciento de las personas mayores de 60 años hipertensos, pero sin ningún tipo de patología cardiovascular, y siendo atendidos en Atención Primaria sufren enfermedad renal crónica (ERC) leve-moderada, según el estudio publicado en la revista Nefrología de la Sociedad Española de Nefrología.

Este estudio se basa en los datos del Sistema de Información para el Desarrollo de la Investigación en Atención Primaria (SIDIAP), que contiene información clínica de los pacientes atendidos en los 274 centros de salud de Atención Primaria del Institut Català de la Salut (ICS), que aglutina a un total de casi seis millones de pacientes.

Los factores de riesgo principales que provocan la aparición de ERC son la insuficiencia cardíaca, albuminuria, fibrilación auricular, fumadores, dislipidemia, diabetes mellitus y obesidad.

El 18,8 por ciento de los individuos estudiados entre 30 y 59 años presentaron ERC moderada con filtrado glomerular estimado (FGe) por debajo de los 60 mililitros por minuto en 1,73 metros cuadrados; y aquellos entre 45 y 59, un 72,2 por ciento.

Asimismo, esta prevalencia aumentaba con la edad, alcanzando su pico en mayores de 80 años con casi un 40 por ciento, aumentando en mujeres un 20 por ciento más que en hombres.

CONTROLAR LA PRESIÓN ARTERIAL

El estudio confirma que el control de la presión arterial (PA) fue inferior en los individuos con ERC a pesar de una mayor exposición a fármacos, lo que reflejaría la mayor dificultad de control de la presión arterial en estos individuos.

Dada la importancia del control de la PA en la evolución de la ERC se recomienda priorizar y optimizar el control de la presión arterial en estos pacientes.

Las muertes producidas por ERC han aumentado en más de un 80 por ciento entre 1990 y 2010 en todo el mundo, una cifra solo superada por el VIH/SIDA y la diabetes.

Este hecho supone un mayor riesgo de morbimortalidad cardiovascular y de progresión a Insuficiencia Renal Terminal (IRT) en la población general y en pacientes hipertensos. Es más, la hipertensión arterial (HTA) es la segunda causa de IRT, una enfermedad cuyos casos están aumentando, sobre todo en pacientes mayores de 45 años.