Unos 50 pediatras y enfermeros gestores de casos del Sur de Córdoba reciben formación en Atención Temprana


CÓRDOBA|
Unos 50 pediatras y enfermeros gestores de casos del Sur de Córdoba reciben formación en Atención Temprana

Unos 50 pediatras y enfermeros gestores de casos del Sur de Córdoba reciben formación en Atención Temprana CÓRDOBA | EUROPA PRESS

Pediatras y enfermeros gestores de casos del Área Sanitaria Sur de Córdoba reciben formación en Atención Temprana, con motivo de la puesta en funcionamiento de una de las cinco subsedes de la Unidad de Atención Infantil Temprana de Córdoba, ubicada en el Centro de Salud de Lucena II, de la localidad cordobesa de Lucena.

Según ha indicado la Junta en una nota, la Unidad de Atención Infantil Temprana (UAIT) de Córdoba comenzó a funcionar valorando las necesidades de los menores de la provincia en el mes de febrero. Esta unidad viene a dar cumplimiento al Decreto de Atención Temprana aprobado el pasado año por la Junta de Andalucía, que contemplaba entre sus novedades, la creación de las unidades (mínimo una por provincia), formadas por profesionales de Pediatría y Psicología.

Así lo ha puesto de manifiesto este lunes la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta en Córdoba, María Ángeles Luna, que ha presentado a las profesionales que componen esta Unidad. Concretamente, estas profesionales se están encargando de valorar las necesidades de los menores para decidir la idoneidad de la intervención y, en su caso, de la derivación a los Centros de Atención Infantil Temprana (CAIT) que funcionan en Andalucía.

Entre sus actuaciones también están implicados en la prevención, la formación y la mejora continua de las acciones desarrolladas colaborando con los dispositivos asistenciales, educativos y sociales. Además, para hacer más accesible el servicio, los profesionales de la unidad provincial se pueden desplazar para realizar la valoración del menor. En este sentido, disponen de una sede y cinco subsedes (en Lucena, Bujalance, Fernán Núñez, Peñarroya y Pozoblanco).

Para la puesta en funcionamiento de las subsedes se está llevando a cabo una formación específica con los profesionales implicados en el proceso de Atención Temprana. En este sentido, profesionales de la Escuela Andaluza de Salud Pública y la coordinadora provincial en Córdoba de Atención Infantil Temprana, María Dolores Tapia, se han reunido en una jornada con los profesionales del Área Sanitaria Sur de Córdoba para profundizar en el nuevo servicio.

En el encuentro, se han impartido materias como las funciones de las Unidades de Atención Infantil Temprana, el nuevo procedimiento de las derivaciones y los diagnósticos derivables. La subsede de Lucena, que prestará servicio a menores de la zona, ha comenzado a funcionar con una consulta que cuenta con infraestructura adecuada y personal multidisciplinar, para prestar, en estrecha coordinación con el resto de recursos sanitarios, sociales y educativos, una mejor atención integral al menor, su familia y su entorno. Hasta el momento, la subsede de Lucena ha valorado a una treintena de menores.

En su oferta de servicios se incluyen la Atención Infantil Temprana destinada a la población infantil menor de seis años, su familia y entorno, en supuestos de trastornos cognitivos y retrasos evolutivos; trastornos psicomotores; trastornos motores; trastornos sensoriales; trastornos de la comunicación y el lenguaje; factores de riesgos biológicos que precisen seguimiento afectivo y social y de autonomía personal; Información, orientación y apoyo en todo el proceso de intervención.

DOS DÍAS EN SEMANA

En esta consulta, la valoración se llevará a cabo dos días en semana (lunes y viernes). Para ello, cuenta con un equipo básico de intervención directa con el menor, familia o entorno de Atención Integral Temprana formado por un Pediatra y un Psicólogo Clínico, un equipamiento que garantiza la correcta atención de acuerdo a su oferta asistencial.

Asimismo, dispone de una condiciones medioambientales que garantizan la dignidad y confortabilidad de sus usuarios y profesionales, y más concretamente el bienestar del menor.

Por otro lado, se garantizan los canales de información y comunicación que permitan la relación y la interacción con los menores atendidos y con los padres o tutores legales, tanto a nivel presencial como telemático, así como la seguridad de la información y la privacidad de las funciones de valoración.