El Papa deja abierta polémica en Camerún por sus comentarios sobre el sida

  • Yaundé, 20 mar (EFE).- La visita del papa Benedicto XVI ha dejado abierta en Camerún una viva polémica por su oposición al uso del preservativo para frenar el avance del sida, sobre la que los medios locales mantuvieron una postura discreta mientras el Pontífice estuvo en el país.

Benedicto XVI parte de Yaundé a Luanda, donde acabará su primer viaje a África

Benedicto XVI parte de Yaundé a Luanda, donde acabará su primer viaje a África

Yaundé, 20 mar (EFE).- La visita del papa Benedicto XVI ha dejado abierta en Camerún una viva polémica por su oposición al uso del preservativo para frenar el avance del sida, sobre la que los medios locales mantuvieron una postura discreta mientras el Pontífice estuvo en el país.

El pasado martes, al salir de Roma hacia Yaundé, Benedicto XVI dijo a los periodistas que le acompañaban en el avión que el sida "no se combate sólo con dinero", aunque reconoció que es necesario, "ni con la distribución de preservativos, que, al contrario, aumentan el problema", lo que encendió la polémica.

Desde entonces hasta ayer, en Camerún las voces críticas se habían mantenido soterradas y el Gobierno había sugerido que se diera "poca relevancia" al asunto, para "no enturbiar la visita", según dijo a Efe un alto cargo de la Presidencia, pero desde anoche se ha convertido en una cuestión pública.

Incluso la esposa del presidente, camerunés, Chantal Biya, que encabeza la asociación Sinergia Africana, que entre otras cosas lucha contra el sida, ha manifestado que se siente "inquieta" por las consecuencias que pueda tener en el país.

La Asociación Camerunesa de Lucha Contra el Sida también ha manifestado su preocupación y ha señalado "la vida sería imposible sin el preservativo", aunque no ha querido ser totalmente beligerante con Benedicto XVI y ha dicho que puede expresar sus opiniones "en un plano puramente cristiano".

La Conferencia Episcopal de Camerún, que el año pasado repartió preservativos de forma gratuita en una campaña en la que invirtió 52.000 euros, declinó hoy responder a las preguntas de Efe sobre este asunto.

No obstante, en el aeropuerto de Yaundé, mientras esperaba ver salir al Papa para aclamarle, Simon Awanchiri, un católico convencido, dijo a Efe que Benedicto XVI "dice este tipo de cosas porque no conoce nada de las realidades africanas".

"Vive lejos del siglo XXI", recalcó Awanchiri, quien propuso que "el Papa venga a vivir a África solo un mes, y verá como no continúa diciendo esas cosas".

En África se calcula que están dos tercios de los infectados por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y que la mayoría de ellos, unos 25 millones de personas, viven la parte subsahariana del continente, donde se han producido el 72 por ciento de las muertes por sida en el mundo, según organizaciones internacionales.

El sida, según el Papa, se vence con "una humanización de la sexualidad, una renovación espiritual humana, que comporta una nueva forma de conducta de unos con otros" y a través de una amistad, disponibilidad y amor por los enfermos.

El Gobierno francés criticó asimismo las declaraciones del Papa y, ya en plena polémica, el Ministerio de Sanidad y Consumo de España anunció el miércoles pasado que va a enviar un millón de preservativos a África para contribuir a frenar la expansión del VIH-Sida. al considerar que tienen una "eficacia demostrada".

La postura del Pontífice ha provocado también la reacción de organizaciones no gubernamentales (ONG) en Europa y América, que han llegado a considerar que las manifestaciones del Papa "van a hacer que mucha gente muera".

"Un día la Iglesia se va a tener que disculpar por este tipo de comentarios", señaló la organización estadounidense AIDS Healthcare Foundation, mientras la Asociación Alemana de Ayuda contra el Sida (DAH) acusó al Papa Benedicto XVI "pecar contra toda la Humanidad" con su rechazo a los condones.

Fabien Essiane