Miércoles, 13.11.2019 - 16:50 h
Vía online

Bohoo, la marca británica para jóvenes (y cotizada) que quiere plantar cara a Zara

La marca cuenta con precios muy bajos para competir contra las marcas de Inditex, con ropa de tendencia muy similar.

Bohoo
Bohoo es una marca británica nacida en 2006

El mercado de la ropa 'low cost' parece no tener fin, a pesar de que gigantes como Forever 21 no han sobrevivido a los cambios en el sector. A pesar de que hay una serie de marcas establecidas en el mercado que llevan ya bastantes años asentadas, cada cierto tiempo llegan otras nuevas para intentar 'robarles' una parte del pastel y, casi siempre, con la misma propuesta: prendas en tendencia a bajos precios. Pero pocas veces esas premisas van acompañadas de calidad. Un axioma que quiere romper una firma británica que viene pisando muy fuerte con el objetivo de plantar cara a Zara y sus 'hermanas' de Inditex. Quédense con este nombre: Bohoo.

Así se llama la última marca que se ha hecho viral en redes sociales en los últimos meses y que, especialmente, desde que pasó el verano, no deja de aparecer en YouTube. Porque las influencers más famosas de nuestro país ya han empezado a lucir prendas, vía patrocinio, de Bohoo, una enseña británica nacida en 2006 que quiere abrir mercado en España a golpe de 'likes' en Instagram. Y de ropa de tendencia con precios muy reducidos. No hace falta nada más que entrar en su página web para darse cuenta: todo al 70%

Como puede verse en los vídeos anteriores, la marca deja a las influencers y youtubers elegir un buen surtido de sus prendas para que se las prueben delante de la cámara y puedan dar su opinión a sus seguidores. Y, casualmente, casi todas dicen lo mismo: la ropa presenta una gran calidad. Algo que llama mucho la atención tratándose de jerseys que no llegan a los 20 euros, camisas por 12 euros o vestidos incluso por siete euros

Hasta una influencer dedicada al segmento del lujo como Marta Carriedo se ha lanzado a incluir Bohoo entre sus Yves Saint Laurent, Chanel, Balenciaga, Fendi y demás nombres de 'alto standing' que hay en su vestidor, lo que es un indicador que la propuesta de la británica no es ninguna broma. Cada vez más usuarias entran en su web y se animan a hacer pedidos a la marca gracias a las buenas referencias de estas referentes de las redes sociales. 

Su ropa mezcla la tendencia del momento -los estampados 'animal print', el tejido de polipiel, los colores pastel y las mangas abullonadas, entre otras- con un toque más sexy y atrevido que, por ejemplo, Zara. Porque si en la firma emblema de Inditex este año se imponen las siluetas 'oversize', Bohoo apuesta por las prendas ceñidas, las minifaldas y vestidos cortos y los escotes, aunque no en toda su ropa. También hay pantalones amplios, jerseys grandes y camisas masculinas. Pero su objetivo es captar a un público más juvenil y desenfadado, un target similar, por ejemplo, al de Bershka, la firma más juvenil del grupo gallego. Sin dejar de lado a mujeres adultas que no quieren gastar tanto dinero en prendas básicas y cómodas como puede suceder en Zara, cuyos precios han escalado notablemente desde hace un par de años.

Firma cotizada 

Bohoo no es la típica marca 'made in China' que se ha puesto de moda últimamente buscando competir con Inditex con precios todavía más bajos pero una calidad muy dudosa. Hablamos de un grupo británico nacido en 2006 que en el ejercicio fiscal de 2018 tuvo unas ventas de 580 millones de libras (674 millones de euros). Cifras que quedan lejos del gigante de Arteixo, pero que dan prueba de que su magnitud tampoco es baladí siendo muy joven y sin tener tiendas físicas.

Sus fundadores son Mahmud Kamani y Carol Kane, quienes desempeñan los puestos de presidente ejecutivo del grupo y directora ejecutiva. El impresionante recorrido que lleva Bohoo en sus pocos años de vida le valió a Kamani el premio a empresario del año en 2013 en los 'English Asian Business Awards'. Es actualmente uno de los principales millonarios de Inglaterra, a donde llegó siendo un niño procedente de Kenia. Fue su padre quien le enseñó todo, pues pasó de vender bolsos en un mercadillo a suministrar a cadenas como Primark o New Look, firmas muy famosas en Inglaterra. Su hijo le cogió el testigo y ahora es dueño de un grupo valorado en 3.150 millones de libras, unos 3.660 millones de euros

Porque en 2014 Bohoo saltó a la Bolsa de Londres con el objetivo de captar capital para seguir su proceso de expansión internacional. Ahora mismo, cotiza a 270 libras (314 euros) y en el último años sus acciones han subido más de un 25%. Una buena prueba de que el mercado respalda sus planes de negocio y tiene fe en su potencial. La marca ya vende en Estados Unidos, numerosos países de Europa, Australia y Nueva Zelanda, y en Oriente Medio, en sitios como Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes o Jordania. Además, cuenta con oficinas en Londres y Nueva York y suma ya más de 1.000 empleados.

Además, la familia ha crecido en estos últimos años, porque a Bohoo se han incorporado dos firmas más: Pretty Little Thing y Nasty Gal. Estas dos marcas tienen ropa muy femenina y de tipo festivalera, más enfocadas a colectivos concretos, mientras que Bohoo es más generalista. Los precios también son muy bajos y su calidad similar a la 'hermana mayor'. De este modo, este grupo británico va creando su propio emporio en el plano digital sin necesidad de contar con respaldo físico. Sabe que el futuro de las tiendas de calle no es muy halagüeño y que realmente el consumo se canalizará en unos años en Internet. Así, en 13 años se han preparado para tener una red online grande y potente que opera en cuatro continentes y cuenta con una propuesta de moda que enamora a los últimos 'millennials' y a los 'centennials', que al final son los compradores del día de mañana, y ellos prefieren hacerlo a golpe de click.

Ahora en Portada 

Comentarios