Martes, 14.08.2018 - 10:51 h
Guillermo del Toro gana mejor dirección y película 

La magia de 'La forma del agua' lidera unos Oscars previsibles y muy repartidos

La inmigración, la política y la condena a los abusos sexuales en Hollywood reclamaron su espacio en la 90 edición de los Óscar.

guillermo
 

El cineasta mexicano Guillermo del Toro con 'La forma del agua' fue uno de los favoritos en la 90 edición de los Oscars 2018, unos premios que fueron previsibles, repartidos y se celebraron marcados por las reivindicaciones hacia la inmigración, la política y la condena a los abusos sexuales en Hollywood. Y como no podía ser de otra forma, riéndose de sí mismos por el el fallo garrafal del año pasado

Tras los escándalos que han hundido las carreras de gigantes de la industria como Harvey Weinstein, la Academia de Hollywood ha celebrado sus premios en el Teatro Dolby de Los Ángeles con un ojo puesto en los galardonados y otro en los movimientos "Me Too" (Yo también) o "Time's Up" (Se acabó el tiempo), que según anunciaron ya habían recaudado 21 millones de dólares.

Gran parte de la ceremonia, cuyo coste asciende a 22 millones de dólares, ha estado centrada en las manifestaciones de respaldo hacia las víctimas de agresiones sexuales y en las demandas de igualdad y respeto para las mujeres. "Se acabó el tiempo", recordaban Salma Hayek, Ashley Judd y Annabella Sciorra, tres víctimas de acoso sexual por parte de Harvey Weinstein. 

"Los cambios que estamos viendo están dirigidos por nuevas voces poderosas, voces diferentes. Unirnos es un coro maravilloso para decir finalmente que el tiempo (de los abusos) se ha acabado", declaró Sciorra.. "Saludamos a todos estos espíritus que no dejaron que nada se interpusiera y que a pesar de cualquier percepción por respeto a su género o raza pasaron a contar su historia", aseguraron.

Mensajes reivindicativos

Desde el presentador de la gala, Jimmy Kimmel, a artistas invitados han reivindicado algo en una ceremonia que pasará a la historia por entretenida, pero sin ser muy divertida o espectacular, y por las notas de política, aunque sin potentes discursos.  Uno de ellos:"A todos los 'dreamers' (soñadores) ahí fuera, estamos con vosotros", dijeron Lupita Nyong'o, actriz keniata nacida en México, y Kumail Nanjiani, originario de Pakistán, como muestra de apoyo a los "dreamers", los cientos de miles de jóvenes indocumentados que llegaron a EE.UU. de niños y que dependen de la protección del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Además, el mexicano Eugenio Derbez, al presentar la canción 'Remember Me' de 'Coco'", dijo que en el más allá no hay muros fronterizos, en alusión a la polémica propuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre levantar un muro entre México y EE.UU. No fue la única alusión a México. 

El esperado monólogo de Jimmy Kimmel

La gala comenzó con el esperado monólogo de Jimmy Kimmel, que no regateó los escándalos sexuales que han traumatizado a Hollywood en los últimos meses, un tema que abordó con humor aprovechando su felicitación al mexicano Guillermo del Toro por sus nominaciones en "La forma del agua". "Hiciste una bella película. Y gracias a Guillermo, recordaremos por siempre este año como el año en el que los hombres la cagaron tanto que las mujeres empezaron a salir con peces", dijo.

En tono más serio, Kimmel aseguró que las denuncias a los comportamientos de Harvey Weinstein y otros presuntos agresores sexuales en Hollywood era algo que se debía haber hecho desde hace tiempo. "El mundo nos está mirando. Tenemos que dar ejemplo", dijo.

También señaló en otro momento que en todos los lugares en los que hay luz hay esperanza, "excepto en la Casa Blanca", un chiste sobre la reciente dimisión de la directora de Comunicaciones, Hope Hicks ("hope", esperanza en inglés).

Mejor película para...

Tampoco tardó en reirse del mayor fallo de la Academia cuando se entregó por error a 'La La Land' el Óscar a la mejor película que era para 'Moonlight'. "Este año cuando escuchen su nombre no se levanten directamente, esperen un poco que no queremos que suceda lo del año pasado", decía. 

Por lo que la expectación ante el anuncio del gran premio este año era, si cabe, todavía mayor... más aún cuando volvieron a pisar el escenario para entregar la estatuilla más esperada Warren Beatty y Faye Dunaway. 

Antes de llegar a ese momento Jane Fonda y Helen Mirren bromearon con ver a un hombre más mayor que ellas (el Oscar y sus 90 años). Se presentaron los nominados al mejor actor y actriz y las quinielas no fallaron.

Actrices para premiar a los actores

Cuatro estrellas femeninas como Jane Fonda, Helen Mirren, Jennifer Lawrence y Jodie Foster presentaron los premios a mejor actor y mejor actriz. Lo habitual es que el ganador del Óscar a mejor actor entregue al año siguiente el de mejor actriz, pero Casey Affleck, triunfador en 2017 por "Manchester frente al mar", renunció a esta tradición ante las protestas por un antiguo caso de acoso sexual.

"Es un nuevo día en Hollywood con desafíos para todos nosotras, pero nadie olvidará jamás aquellas que vinieron antes que nosotras, aquellas que abrieron camino para mi generación y quienes vengan detrás", dijo Lawrence. Emma Stone, que entregó el Óscar a mejor director para Guillermo del Toro, elogió en su presentación a la única mujer nominada: "Estos cuatro hombres y Greta Gerwig crearon obras maestras este año".

Y los premiados fueron Gary Oldman, mejor actor, y Frances McDormand la actriz. Y fue precisamente ella la que dejó un recado: "Todas tenemos historias que contar y proyectos que necesitan financiación. Pero no nos habléis (de eso) en las fiestas de esta noche. Invitadnos a vuestras oficinas en un par de días o podéis venir a las nuestras, lo que prefiráis". 

Por ultimo, Warren Beatty y Faye Dunaway volvieron al escenario, como ya lo hicieron hace un año, para leer el nombre de la mejor película de la noche. Aquí las quinielas tampoco se equivocaron. Se lo llevó Guillermo del Toro, que al final consigue cuatro estatuillas para su cinta. Se convierte así en el tercer mexicano en tener una estatuilla tras los triunfos de sus amigos y compatriotas Alfonso Cuarón ('Gravity', 2014) y Alejandro González Iñárritu ('Birdman', 2015, y 'El renacido', 2016). 

La magia de 'La forma del agua' lidera unos Oscars previsibles y muy repartidos

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios