Martes, 31.03.2020 - 08:05 h

Daniel Luque corta tres orejas y sale a hombros en Almodóvar del Campo

El diestro Daniel Luque cortó hoy tres orejas y salió a hombros en el festejo celebrado en la localidad ciudadrealeña de Almodóvar del Campo, en el que tanto Miguel Ángel Perera como Alejandro Talavante pasearon también un apéndice cada uno.

Almodóvar del Campo (Ciudad Real), 22 sep.- El diestro Daniel Luque cortó hoy tres orejas y salió a hombros en el festejo celebrado en la localidad ciudadrealeña de Almodóvar del Campo, en el que tanto Miguel Ángel Perera como Alejandro Talavante pasearon también un apéndice cada uno.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Zalduendo, de bonitas hechuras y pobres de cara. Manejables en general. Mejores los tres primeros.

Miguel Ángel Perera, oreja y ovación.

Alejandro Talavante, ovación y oreja.

Daniel Luque, dos orejas y oreja.

En cuadrillas, saludó tras banderillear al sexto Abraham Neiro.

La plaza tuvo tres cuartos de entrada.

-------------

ETERNO IDILIO

Daniel Luque volvió a renovar su idilio con la plaza de toros de Almodóvar del Campo, coso del que siempre ha salido a hombros desde su inauguración hace cuatro años.

Esta vez la faena de mayor rotundidad llegó en el tercero de la tarde, un toro al que cuajó con capote y sobre todo con la muleta, tela con la que le anduvo al toro extremeño a placer, disfrutando y haciendo disfrutar con una labor elegante en la que hubo tanto toreo fundamental como accesorio, con adornos y luquecinas, entre otros.

Agarró una contundente estocada a la segunda y se aseguró la puerta grande.

El último de la tarde tuvo menos fuelle, y el poco que tenía quedó agotado después de un inicio en el que Luque se pasó al de Zalduendo por delante sin mover los pies hasta en nueve ocasiones. A partir de ahí el sevillano aguantó parones y tiró del toro hasta medio completar sus cortas y remisas arrancadas, rematando, al igual que en su primero, con pinchazo y gran estocada entera arriba.

Alejandro Talavante también protagonizó momentos de altura. Fue, al igual que en el caso de Luque, en su primero, con el que anduvo sobrado, con derechazos de buen trazo y el aderezo de la variedad. De no fallar con los aceros (pinchó hasta en cuatro ocasiones) a buen seguro habría recibido doble trofeo.

Su segundo tuvo movilidad, pero no ritmo, lo cual no impidió que Talavante instrumentara una faena limpia por falta de enganchones. Lo que no hubo fue despaciosidad en los muletazos, es decir, acompañó más que templó.

Miguel Ángel Perera notó la frialdad del público en el que abrió plaza, un toro terciado y pobre de cara con el que anduvo a "gorrazos". El de Zalduendo tuvo chispa y el extremeño se lo pasó por todos lados, en un alarde de poderío y facilidad en la cara del toro que, unido a la frialdad que suele imperar en los primeros toros, dejó el premio en singular.

En el cuarto Perera no estuvo cómodo. Su oponente careció de clase y después de intentarlo brevemente con la muleta, acudió a por el estoque de acero en cuanto el toro se rajó descaradamente, para descontento de algunos espectadores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING