Martes, 19.11.2019 - 05:52 h

Las hormigas se 'besan' para hacer crecer su colonia y dirigir su futuro

El intercambio de fluidos entre adultos y entre adultos y larvas, que sirve para distribuir alimentos, es también un medio de comunicación química entre los miembros de la colonia.

La sustancias que se intercambian regulan el crecimiento y permiten acelerar la metamorfosis y sirven para decidir colectivamente el futuro de la colonia. 

Las hormigas se besan para hacer crecer y dirigir el futuro de su colonia

En el mundo hay al menos 12.000 especies de hormigas, que comparten hábitos sorprendentes y, en algunos casos, poco conocidos. Estos insectos sociales mantienen contacto de forma habitual, rozan sus antenas y en algunos casos da la sensación de que llegan a besarse.

¿Pero qué intención tiene esta conducta? Muchos científicos han tratado de explicarlo y ahora la revista científica eLife ha entrado al detalle. En un artículo publicado en 29 de noviembre explica que la trofolaxis -el intercambio de fluidos entre adultos y entre adultos y larvas-, que era considerada como un mecanismo de distribución de alimentos, es también un medio de comunicación química entre los miembros de la colonia.

Te puede interesar: ¿Por qué las hormigas voladoras nos invaden en otoño?

La revista, que recoge una investigación de la Universidad de Lausana (Suiza), señala que a través de la espectrometría de masas de proteínas y de moléculas pequeñas y la secuenciación de ARN, se ha encontrado que los fluidos que intercambia la hormiga Camponotus Floridanus contiene un conjunto de proteínas específicas relacionadas con la digestión y otras no relacionadas con la digestión, así como hidrocarburos y una hormona clave para el desarrollo.

Estas sustancias actúan como reguladoras del crecimiento y permiten acelerar la metamorfosis. Esta hormona, añadida al alimento de las hormigas que cuidaban las larvas, permitió comprobar que estas tenían el doble de probabilidades de llegar a la edad adulta. 

Esto evidencia que pueden usar esa hormona y demás moléculas pasadas boca a boca para decidir colectivamente cómo debe desarrollarse la colonia. 

"Cuando las hormigas alimentan a sus larvas, no sólo las están dando nutrientes, también están decidiendo su futuro mediante la administración de diferentes cantidades de componentes que influyen en el crecimiento de la próxima generación", se argumenta en el estudio.

"Estos resultados sugieren que el trofolaxis desempeña roles previamente insospechados en la comunicación y permite el control comunal de los fenotipos de las colonias", concluye la investigación.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING