Viernes, 13.12.2019 - 07:06 h
En Valdemoro

La confesión del tatuador descuartizador: "Pido perdón a la familia, yo la maté"

Antena 3 ha desvelado que en el segundo registro de su domicilio, y ante los agentes de la Guardia Civil de Tres Cantos, se derrumbó.

La joven asesinada era vecina de Valdemoro. /Imagen: Telemadrid
La joven asesinada era vecina de Valdemoro. /Imagen: Telemadrid

"Pido perdón a la familia, yo la maté". Antena 3 ha desvelado la confesión ante los investigadores de Leandro V.J, conocido como el tatuador descuartizador, durante el registro de la vivienda donde una joven de 18 años fue presuntamente asesinada en Valdemoro. Lo hizo en el interior ya del domicilio mientras se buscaban nuevas pruebas y ante los agentes de la Guardia Civil de Tres Cantos. Rompió a llorar una vez vuelve a entrar en la habitación donde sucedió todo. Lo hace tras un periodo en la cárcel y solo dijo una frase: "Lo reconozco, lo siento muchísimo, pido perdón a la familia". 

Se trata del segundo registro que agentes de la Policía Judicial del instituto armado practican en la vivienda, situado en la calle Francia de Valdemoro, donde el acusado vivía desde hace cuatro años cuando la ocupó de forma ilegal tras descubrir que había sido embargada por un banco. Fue en esta vivienda donde el acusado fue sorprendido supuestamente después de deshacerse de restos de la joven en diferentes contenedores, y de que se descubriesen otras partes en su casa.

En el interior de la vivienda y según fotografías que el denido, de 27 años y nacionalidad colombiana, había distribuido en redes sociales, había numerosos objetos de temática satánica y de terror, como calaveras y caretas de Hannibal Lécter, carteles relacionados con el nazismo y armas como cuchillos y pistolas. En sus perfiles se apodaba así mismo como "el carnicero tatuador".

Fuentes judiciales cuentan a Espejo Público que el motivo del registro era encontrar el arma del crimen. Habría declarado que la mató porque se lo puso a huevo y la estranguló con un cable de teléfono. También se buscaba un objeto que la víctima habría ido a buscar a la vivienda. También hallaron medicamentos porque traficaba presuntamente con ellos.

El pasado octubre, el juez ordenó su ingreso en prisión. El detenido había okupado el chalé donde se habría cometido el crimen. A su entrada en el penitenciario, se le incautó una navaja de unos seis centímetros que llevaba oculta en su cartera. El hombre está interno en el módulo de enfermería de la prisión donde cumple prisión preventiva.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING