Lunes, 06.04.2020 - 13:38 h
Se ayudan de los bulos

Así te roba los ahorros el coronavirus: estafas a jubilados, por teléfono y online

Ni hay sanitarios que vayan a inspeccionar domicilios para ver si cumplimos las normas y tenemos coronavirus ni a requisar el dinero en efectivo

Coche de policía
Coche de policía / EUROPA PRESS/ARCHIVO

Una llamada de teléfono nos alerta de que un técnico acudirá a nuestra casa para inspeccionar si estamos cumpliendo a rajatabla las normas establecidas en por el estado de alarma anunciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado sábado y al mismo tiempo comprobar si estamos infectados por el coronavirus. Un mensaje directo y concreto que se aprovecha de la pandemia del virus para entrar en los domicilios de los ciudadanos para y lejos de preocuparse por su salud, desvalijarlos. Es una de las formas en las que los estafadores están aprovechando la situación de confinamiento que vive España para hacer su agosto. 

El último mensaje de alerta llegaba desde la cuenta de Twitter de la Policía Nacional. En ese caso se pide su difusión para que llegue a las personas más mayores, ya que son el principal objetivo. Muchos son los bulos que corren como la pólvora en las redes sociales sobre el COVID-19. Uno de ellos lo tuvo que desmentir la Organización Mundial de la Salud (OMS) después de que se asegurara que el dinero en efectivo y, en concreto, los billetes transmitan el coronavirus. Pero de ello se sirven ahora los delincuentes para llamar a las puertas de las personas más mallores para asegurarles que les envían desde Sanidad para desinfectar el dinero. Sin más les piden que les saquen todo lo que tienen en casa para proceder a limpiarlo. Les dejan sin un euro.

Los Mossos fueron los primeros que dieron la voz de alarma porque ya les habían llegado denuncias de los conocidos como falsos test del coronavirus. Falsos médicos llamaban a las puertas de los más ancianos de las comunidades para asegurarles que eran enviados desde Cruz Roja para hacerles un test y comprobar si estaban infectados. Era su pasaporte para, una vez dentro de la vivienda, desvalijar a sus inquilinos. 

En Málaga circulaba desde el domingo un comunicado manipulado con el membrete de la Policía Nacional, la Diputación y el Ayuntamiento de la ciudad en el que se adviertía de que los agentes tienen vía libre para entrar en casas y edificios acompañados de los servicios sanitarios para intentar identificar a los posibles infectados. También es falso... El coronavirus ha puesto a trabajar a los estafadores, que cada vez se las ingenian de una manera diferente para intentar sacar el mayor rédito a semejante situación.

Las estafas surgidas por esta pandemia también se suceden en Internet. En plena locura por conseguir una mascarilla una persona de 44 años fue detenida en Alicante por una estafa piramidal, cuyo importe podría superar los 726.000 euros, con la supuesta venta de un tipo especializada en la prevención del COVID-19 y cuyos pedidos, una vez pagados por sus víctimas, no hacía porque el producto que ofrecía no existía. El arrestado se aprovechó de los datos legales de una mercantil anterior en la que trabajaba para captar a sus víctimas, quienes, ante la situación de preocupación creada en torno al COVID-19, contactaron con familiares y personas más cercanas para que también compraran las mascarillas, completando así el ciclo de la conocida estafa piramidal.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING