'Chupinazo' problemático

Pulso en Pamplona por saber qué hacer el 6-J con los Sanfermínes cancelados

Las comisiones de fiestas de los barrios aseguran que el Ayuntamiento, "a través de la policía comunitaria", insta a que se organicen diversos actos para el 6 de julio.

Ambiente previo al tradicional chupinazo con el que dan comienzo las fiestas de San Fermín 2019, este sábado en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona. EFE/Javier Lizón
El chupinazo de 2020 tendrá que esperar a 2021.
EFE

El coronavirus ha obligado a suspender las fiestas de San Fermín y desde aquel 21 de marzo en el que se conoció la noticia los sanfermineros vienen entonando un 'pobre de mi' que cada año se canta el 14 de julio a las doce de la noche en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona. Una plaza que, en esta ocasión, el alcalde de la localidad navarra, Enrique Maya, espera ver prácticamente vacía... durante toda la semana. Maya lo reitera en cada una de sus intervenciones, en las que llama a la prudencia según se va acercando la fecha del 'chupinazo' que da inicio a una de las fiestas más conocidas del mundo.

Su mensaje choca con lo que exponen desde las comisiones de fiestas de los barrios de la ciudad, que aseguran que es precisamente el Ayuntamiento, "a través de la policía comunitaria", el que insta a que se organicen diversos actos para ese 6 de julio en el que Pamplona se viste de blanco y rojo, sale a almorzar y el reloj de la calle Estafeta reinicia la cuenta atrás para saber cuántos días, horas, minutos y segundos quedan para las próximas fiestas del próximo año. Cuando quedan poco más de 17 días, el reloj sigue bajando y la polémica, creciendo. 

El reloj de la calle Estafeta continúa con la cuenta atrás para el chupinazo
El reloj de la calle Estafeta continúa con la cuenta atrás para el chupinazo
Cedida

El Gobierno de Navarra apelaba ayer a la "prudencia" de la sociedad ante la nueva normalidad que entrará en vigor a las 00:00 horas de este domingo. "La situación ha mejorado pero no está superada", decía el vicepresidente y portavoz del Gobierno, Javier Ramírez. En la misma medida, el alcalde de Pamplona recordaba a sus ciudadanos que cuando lleguen sus famosas fiestas "el que quiera disfrutarlas que espere a 2021". En unas declaraciones a Navarra Televisión, insistía en que "no habrá programa de fiestas organizado por el Ayuntamiento y el que quiera celebrarlo que lo haga en sus casas con la familia o discretamente y cumpliendo con las reglas en las sociedades o restaurantes abiertos evitando aglomeraciones". 

Teme además por "la imagen que podamos transmitir al mundo". Atrás queda ya la polémica por el botellón organizado en el lago de Mendillorri al que fueron 300 personas. Fue ese el momento en el que el Ayuntamiento acordó "no incentivar, ni apoyar actividades o iniciativas que supongan aglomeraciones de personas durante los días de San Fermín que puedan dar lugar a un rebrote de la enfermedad".

Tal decisión choca con lo que exponen desde AUZOAK (plataformas vecinales que agrupa a las diferentes Comisiones de Fiestas y Culturales de los barrios de la ciudad). "La propuesta recibida por parte del Ayuntamiento insta a que los colectivos organicen diversos actos el día 6 de julio en el barrio es una sugerencia u ofrecimiento que se realiza a través de la policía comunitaria", pero "no a todos por igual ni a todos el mismo mensaje", según aclaran a La Información. No entienden qué busca el Ayuntamiento "al sostener ante la opinión pública la idea de no realizar ningún acto en San Fermín mientras sugiere a las comisiones de fiestas que organicen actos el propio día 6". 

A las plataformas vecinales les llama especialmente la atención "que se nos haya prohibido todos los pequeños actos que teníamos preparados para las fiestas de los barrios y en cambio Seguridad Ciudadana autorizará cualquier tipo d evento que podamos organizar para el día 6". La última negativa ha sido a una asociación de gaiteros que no obtuvo el permiso para realizar las dianas por las calles del barrio de San Juan. 

AUZOAK acaba la carta lamentando que desde el Ayuntamiento "no se sepa muy bien qué hacer para el día del chupinazo" mientras entre los sanfermineros circula el rumor de que se trata de evitar que el casco antiguo se llene de gente para esa fecha. Aseguran que "nunca nos hemos opuesto a dialogar con nadie siempre y cuando las propuestas sean claras y estén todas las cartas encima de la mesa". Por todo, tachan de "irresponsable" la petición de organizar fiestas "teniendo en cuenta la situación actual". 

Así, sin chupinazo, sin encierros, sin gigantes y cabezudos e incluso sin cartel oficial -se ha suspendido el concurso- ahora la policía de la localidad intentará evitar que esa famosa plaza acabe repleta. Estudia incluso colocar controles a la entrada de la ciudad como reacción a una de las frases que sí se ha podido escuchar estos días: "No habrá fiesta pero me la monto yo". Lo que ha prohibido ya el Ayuntamiento es sacar mesas y sillas a la calle para ese famoso almuerzo del día 6 y solo estará permitido en los bares y restaurantes que ya tienen colgado el cartel de no hay más sitio. 

Mostrar comentarios