Domingo, 31.05.2020 - 21:02 h
No superar los 50 metros

Invadir el espacio aéreo con un dron: una falta grave con multas desde los 90.000€

Este mediodía, el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas se ha visto obligado a cerrar el espacio aéreo ante las alertas de los viajeros.

Dron aéreo
Invadir el espacio aéreo con un dron: una falta grave con multas desde los 90.000€ / AMINER

Este mediodía, el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas se ha visto obligado a cerrar el espacio aéreo ante la advertencia de los pilotos que habían avistado drones sobrevolando las pistas de aterrizaje. La situación ha provocado desviaciones y retrasos, además de generar la inseguridad de profesionales y viajeros pero, probablemente, será el piloto de este aparato quien más sufra las consecuencias: desde 90.000 euros de multa por infringir la normativa de vuelo.

En 2017 entró en vigor el Real Decreto 1036/2017, la normativa que regula en este país el pilotaje de aeronaves no tripuladas (drones) y que, en todo momento, pone al piloto remoto como el responsable de detectar y evitar posibles colisiones y otros peligros. El incidente de este lunes está recogido como una infracción grave que puede implicar sanciones desde los 90.000 euros, según ha indicado la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), cuyo importe final dependería de diferentes condicionantes.

Enaire explica en su página web las normas básicas para pilotar drones en nuestro país, ya sea de uso recreativo o profesional. Si se trata de fines recreativos, se debe evitar volar drones en las proximidades de un aeropuerto. Concretamente, la ley permite volar drones cerca de aeropuertos y aeródromos si es a una distancia de al menos 8 kilómetros. Tampoco se debe pilotar drones donde se realicen otros vuelos de baja altura como zonas de paracaidismo, globos o parapente

La multa puede ascender a los 225.000 euros

Enaire también advierte en su página web de que las multas por el uso indebido de drones con fines recreativos pueden alcanzar los 225.000 euros. Asimismo señala que los usuarios deben pilotar drones en condiciones meteorológicas adecuadas, es decir, sin lluvia, niebla o viento. Si el usuario desea volar su dron de noche, además de tener en cuenta las condiciones meteorológicas, también debe utilizar uno que no pese más de 2 kilos y a una altura que no supere los 50 metros.

Desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana también han lanzado un recordatorio sobre los riesgos que involucra el empleo de UAVs o vehículos aéreos no tripulados. Además, la normativa estipula que para volar en espacios aéreos controlados se necesita contar con un certificado que demuestre que el usuario tiene los conocimientos necesarios en comunicaciones e idiomas utilizados entre controladores y pilotos. También se necesita realizar un estudio de seguridad. Además, tampoco se puede trabajar con un dron sin autorización sobre edificios y personas o de noche, entre otras cosas. Infringir este tipo de normas puede llevar a multas de hasta 4,5 millones de euros, según la gravedad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING