Viernes, 29.05.2020 - 15:37 h
Puede haber sanción

Una familia media puede llegar a gastar hasta 108 euros en mascarillas al mes

Comprando las mascarillas más económicas y siguiendo su recomendación de vida útil, que no supera las cuatro horas de exposición

Coste de las mascarillas

¿Podrán asumir las familias españolas un gasto de 108 euros al mes en mascarillas en plena crisis por el coronavirus? Es la pregunta que muchos se hacen hoy después de que el Gobierno haya convertido su uso en obligatorio, según la orden del Ministerio de Sanidad que ha entrado en vigor este mismo jueves. Su publicación en el BOE es una de las noticias del día, junto a las colas de españoles para recoger alimento - solo en la localidad madrileña de Aluche se han repartido 11 toneladas de comida- o que uno de cada diez autónomos se verá obligado a cerrar su negocio. En medio de ese escenario, un extra de más de cien euros a sumar a la ya afectada economía domestica. Una familia media en España (pareja con un hijo) deberá afrontar un gasto mensual de 108 euros comprando las mascarillas más económicas y siguiendo su recomendación de vida útil, que no supera las cuatro horas de uso. Porque su uso ha dejado de ser una excepción y vamos camino de estar más horas fuera de casa.

Las mascarillas higiénicas son las más baratas. Cuestan de media 0,60 euros y se encuentran en muchos supermercados como Dia, Carrefour, El Corte Inglés o Alcampo. Los farmacéuticos consultados por La Información recomiendan que su uso no exceda de cuatro horas, por lo que nuestra familia media -los García- necesitaría al menos dos por persona para estar protegidos una jornada laboral o educativa, tal y como sucederá según las comunidades avancen en las fases de desescalada hasta alcanzar la "nueva normalidad". En total al mes pagarán hasta 108 euros. Pero el gasto no para ahí. Son muchos los escenarios que lo incrementan. Uno de ellos, la edad de los hijos. Si el menor de los García es pequeño pero tiene más de seis años, el coste de su mascarilla será muy superior a 0,60 euros.

A los niños las mascarillas higiénicas no les sirven como tampoco las segundas más económicas, las quirúrgicas. La compra de una específica para los menores suele costar entre los 1,5 euros y los 4 euros -su precio no está regulado por el Gobierno-. El coste mensual en este caso se incrementa a 117 euros. El precio que sí está regulado es el de las quirúrgicas (de venta en farmacias por 0,96 euros). Su protección alcanzaría también las cuatro horas, pero dependiendo del uso que se haga hay veces que puede llegar a las ochoLos García se gastarían 86 euros al mes si compran una al día para cada miembro. Otra cosa serán los imprevistos de que se rompa, se caiga... y haga que ese precio se duplique hasta los 172 para estar protegidos todo el día. 

Desde que se anunció que llevar mascarillas sería obligatorio en espacios públicos, al aire libre o cerrados, siempre y cuando no se pueda mantener una distancia social de dos metros -aunque esta medida no se exigirá a quienes salgan a correr o montar en bicicleta- y su posible sanción muchas familias empezaron a hacer cuentas. Y no pocas verán sus gastos incrementados porque alguno de sus miembros necesita una protección mayor de la que aporta la higiénica o la quirúrgica. En este sentido la OCU considera que deberían fijarse precios máximos para todas las categorías.

Hablamos entonces de las mascarillas Ffp2, que impide tanto contagiar como que nos contagien. Las anteriores impiden que el que las lleve contagie y suponen una barrera ante una posible infección, pero no protegen. Son las recomendadas por el Gobierno. Si las llevara todo el mundo, nadie contagiaría a nadie pero dado que todavía no se ha llegado a ese escenario todavía no se ha llegado, son muchos los que demandan una mascarilla Ffp2. De este modelo, la mejor opción son las que no tienen válvula. Su precio tampoco está regulado y los ciudadanos se pueden encontrar precios que rondan desde los seis u ocho euros...  hasta los 14. Su uso tampoco debería exceder de mucho más de ocho horas de exposición al virus, pero permite pulverizarla con alcohol disuelto en agua para alargar algo más su uso. 

Los farmacéuticos insisten en que desde hace dos días los clientes no compran solo una mascarilla, sino una caja, lo que ha ocasionado que por ejemplo en alguna farmacia de la sierra de Madrid esta mañana se hubieran agotado las existencias de las quirúrgicas a la espera de reponerlas esta misma tarde. Otra de las opciones que los compradores están barajando es la de comprar una de tela con abertura, que se suele vender con dos o tres filtros (luego hay que comprar más) y cuyo precio ronda los cinco euros. Su venta se da en algunas farmacias y en otras muchas tiendas que cada vez se adaptan más a la nueva normalidad y en sus escaparates se pueden ver las tendencias de este primavera y a juego con un jersey o una camisa la mascarilla. En estos casos el precio se puede disparar a 15 euros por cada una. 

En esta situación desde la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) se ha pedido ya apoyo al Gobierno ante el gasto extraordinario que tendrán que hacer para adquirir las mascarillas. En su caso, en una casa de cuatro miembros, usando una quirúrgica al día supone enfrentarse a un presupuesto de 115 euros, sin olvidar que son de usar y tirar, por lo que otro escenario dispararía aun más el gasto. 

Desde Sanidad recuerdan que si se desea conservar la mascarilla para un segundo uso, debe guardarse en una bolsa transpirable o un sobre de papel (teniendo en cuenta que la parte limpia es la que llevamos pegada a la cara y la sucia es la parte externa que no debemos tocar), pero nunca en el bolso o bolsillo, ya que son un vector de contaminación. La mascarilla debe cubrir la boca, la nariz y la barbilla y todo lo que no sea llevarla así, como ponerla por debajo de la nariz, en la barbilla o en la frente, es un mal uso. Además, es muy importante saber que no se debe quitar para hablar, toser o estornudar.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING