Lunes, 24.02.2020 - 13:00 h

Un 40 por ciento de los alemanes cree que Merkel debería renunciar por refugiados

  • Un 40 por ciento de los germanos considera que la canciller tendría que dimitir por su política de refugiados, según una encuesta divulgada el viernes por Insa para la revista Focus.
  • Merkel, que disfrutaba de altos índices de popularidad a principios del año pasado, se ha visto cada vez más aislada en los últimos meses.
“Mamá Merkel” es el grito de amor de los refugiados sirios en Alemania

"Nosotros (los alemanes) podemos con esto". Con esta declaración, Angela Merkel mostraba su disposición a violar los tratados de Dublin y a echarse la crisis migratoria que atraviesa Europa sobre su hombros. La reacción no se hizo esperar: desde entonces han entrado en Alemania más de un millón de refugiados, procedentes en su mayoría de Siria, Afganistán e Irak. Esta política de puertas abiertas está pasando factura a la dama de hierro alemana.

Un 40 por ciento de los germanos considera que la canciller tendría que dimitir por su política de refugiados, según una encuesta divulgada el viernes por Insa para la revista Focus. Es la primera vez que se le pregunta a la población sobre si la política de refugiados de Merkel es o no una razón para que renuncie. La mayoría, un 45,2 por ciento, cree que su política de refugiados no es un motivo para su dimisión. Sin embargo, el elevado porcentaje de alemanes que considera que debería dimitir es una señal de la creciente insatisfacción con su postura de recibir en el país a las personas que huyen de conflictos en Oriente Próximo y África.

Merkel, que disfrutaba de altos índices de popularidad a principios del año pasado, se ha visto cada vez más aislada en los últimos meses por los miembros de su bloque conservador, que le han presionado a adoptar una línea más dura con los solicitantes de asilo.

Precisamente, otra encuesta publicada el viernes por Elector Research Group asegura que el apoyo al bloque conservador de Merkel permaneció estable en un 37 por ciento, mientras que el respaldo al SPD también siguió cambios en un 24 por ciento.

No obstante, en respuesta a la presión popular, los conservadores y sus socios de coalición, los socialdemócratas (SPD) de centroizquierda, acordaron endurecer las normas de asilo y se comprometieron a buscar las herramientas para detener la afluencia de emigrantes.

La última medida, adoptada por el gobierno de Merkel, es limitar el reagrupamiento familiar para ciertos refugiados, a fin de frenar el esperado flujo de migrantes en la primavera y afrontar con garantías las próximas citas electorales.

Merkel también apuesta por la batería de medidas europeas, como la repartición de refugiados en toda la Unión Europea y la millonaria ayuda prometida a Turquía, Jordania y Líbano para que retengan en sus territorios a los sirios.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING