Lunes, 30.03.2020 - 00:00 h

Archie Stark, el desconocido goleador con mejor puntería que Messi y Cristiano Ronaldo

Fue el temible delantero centro del ya desaparecido equipo estadounidense del Bethlem Steel. Anotó 70 goles en 47 partidos en la temporada 1924-25. Su media goleadora, de 1,5 goles por encuentro, no ha sido superada por ninguno de los grandes delanteros de la historia del futbol. Ni Messi, ni Cristiano Ronaldo ni Gerd 'Torpedo' Muller llegan al ratio de efectividad de este desconocido 'killer' que debutó en la liga de Estados Unidos con sólo 14 años.

Archibald Stark abandonó su Escocia natal siendo todavía un niño. Corría el año 1910, y junto a su familia partió camino a la tierra prometida: Estados Unidos. Durante las semanas que duró el trayecto en barco un rudimentario y parcheado balón fue su único amigo. Como la mayoría de los inmigrantes que llegaron al Nuevo Mundo a principios del siglo XX, Stark llevó consigo a Estados Unidos su pasión por el fútbol.

Desde que llegó a puerto buscó un equipo con el que jugar, y sólo unas semanas después de que su familia se instalara en el condado de Hudson (Nueva Jersey, EEUU) fichó por el equipo aficionado del West Hudson Junior.

Aunque el entrenador le relegó a la defensa, sus registros goleadores llamaron la atención de los clubes profesionales estadounidenses, y apenas unos meses después de debutar firmó su primer contrato profesional con los Kearny Scots, un equipo formado en su mayoría por inmigrantes escoceses. Archie tenía sólo 14 años.

Poco después de cumplir los 16 marcó su primer gol oficial, y lo consiguió en un marco inmejorable: la final de la Copa Americana de 1915. Stark anotó el tanto que le daba el título a su equipo frente a los Brooklyn Celtic.

Archie Stark permaneció en los Scots cuatro temporadas antes de ser traspasado en 1916 al Babcock and Wilcox, donde sólo jugó un año. La primera Guerra Mundial se entrometió en su prometedora carrera deportiva y Stark, deseoso de devolver a Estados Unidos todo lo que le había dado, se alistó como voluntario. Sirvió como soldado de infantería en Francia, de donde volvió sin un solo rasguño.

De extremo a 'killer' del área

En 1919 retomó su carrera en el Paterson FC, antes de pasar al Erie A.A. y fichar, dos años después, por uno de los grandes de la liga estadounidense, el New York Field Club. Los ojeadores que apostaron por su contratación y vieron en Stark un prometedor extremo derecho no se equivocaron: con el equipo neoyorquino jugó 69 partidos en los que anotó 45 goles.

Aquella facilidad para encarar a los contrarios y fusilar a los porteros no pasó desapercibida para uno de los equipos con mayor potencial económico de la liga, el Bethlehem Steel. Acuciado por los problemas económicos, al New York Field Club no le quedó más remedio que poner a Stark en el mercado.

Con el fichaje del extremo y de otros internacionales escoceses, el Bethlehem Steel formó el primer equipo 'galáctico' de la historia. Los técnicos decidieron colocar a Stark como delantero centro, y este respondió convirtiéndose en un verdadero 'killer' del área.

El mejor goleador

Rodeado de talento, en su primera temporada con el equipo de los acereros de Filadelfia Archie Stark firmó 67 goles en 44 partidos de liga, y tres goles más en dos partidos de copa. En total, 70 goles en 46 partidos, es decir, una media de 1,52 tantos por encuentro. Un registro inalcanzable incluso para Lionel Messi, que como Stark inició su carrera como extremo derecho y que esta temporada ha anotado la estratosférica cifra de 73 goles en 60 partidos.

Otros grandes goleadores, como el legendario delantero del Everton Dixi Dean201367 goles en 46 partidos en la temporada 19282013 o el genial Gerd 'Torpedo' Muller201369 tantos en los 49 partidos que jugó la temporada 72-73 con el todopoderoso Bayern Múnich2013, tampoco pudieron acercarse a la efectividad de Stark.

El ocaso de una leyenda

La carrera del goleador con más puntería de la historia entró en declive después de que su club, el Bethlehem Steel, desapareciese en 1930 carcomido por las deudas provocadas por el 'crack' bursátil de 1929 y la Gran Depresión. Tras jugar en equipos de segundo nivel durante cuatro años, colgó definitivamente las botas en 1934 con un palmarés envidiable: nueve ligas, tres Copas Challege y dos Copas Americanas.

Además, jugó dos partidos internacionales con la selección de Estados Unidos en 1925, ambos contra Canadá. En el primero no vio puerta y su equipo perdió. El segundo encuentro terminó 6-1 a favor de los estadounidenses, con cinco goles de Stark.

Su facilidad de cara al gol le valió entrar en la lista previa de EEUU para el primer mundial FIFA, Uruguay 1930. Sin embargo, el delantero se autodescartó. Aún hoy muchos aficionados estadounidenses se preguntan dónde podría haber llegado aquella selección que alcanzó el tercer puesto en la primera cita mundialista se hubiera contado en sus filas con el mejor goleador de todos los tiempos.

Seguir a @RobertoArnaz!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src='//platform.twitter.com/widgets.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,'script','twitter-wjs');

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING