Domingo, 22.10.2017 - 14:20 h
De 167 a 3.685 euros

Las árbitras cobran por partido un 95% menos que los hombres: ¿es justo?

Los colegiados de LaLiga tienen además un salario superior a 100.000 euros anuales y se reparten 12.000 euros por derechos de imagen.

Equipo arbitral, Liga Iberdrola
Equipo arbitral, Liga Iberdrola / LaLiga

La primera división del fútbol femenino, la Liga Iberdrola, ha apostado de forma decidida por la mujer y desde esta temporada - está en disputa la quinta jornada- todo el equipo arbitral está formado por chicas. Una decisión que ha conllevado mucha polémica en las últimas semanas sobre si ha sido o no una decisión correcta. Lo cierto es que cobran una cantidad 22 veces menor a la que reciben los árbitros de LaLiga.

Según los datos aportados por el Comité de Árbitros de la RFEF, las árbitras de la Liga Iberdrola reciben 167 euros por partido, mientras que las asistentes reciben 80 euros. Una cifra muy lejana a la que cobran los árbitros de LaLiga Santander, categoría en la que la asignación por partido es de 3.685 euros y 1.544 para cada asistente. La diferencia es abismal: cercana al 95%.

Además de esto, los árbitros cobran una cifra superior a los 100.000 euros anuales repartidos en 10 mensualidades y se reparten entre todo el colectivo 12.000 euros en derechos de imagen “que, por el momento, no tienen las féminas”, explican desde el CTA. La única cantidad en la que no existe diferencia económica es en las dietas, estipulada en 73.18 euros por noche en todas las categorías del fútbol español, desde juveniles.

Actualmente hay nueve colegiados que cuentan con la escarapela de árbitro internaciolal FIFA: Undiano Mallenco, Gil Manzano, Mateu Lahoz, Del Cerro Grande, Fernández Borbalán, Alejandro Hernández Hernández, Sánchez Martínez, Estrada Fernández y Martínez Munuera. Por cada partido de selecciones dirigido cobran una cifra cercana a los 6.000 euros. Un árbitro de LaLiga supera los 200.000 euros por temporada.


Las cifras que cobra el colectivo femenino por partido también es 10 veces inferior a lo que perciben los árbitros de Segunda División, 1.621 euros y los 731 de cada asistente. Las árbitras están equiparadas a los colegiados de la categoría de bronce, la Segunda División B.

Los equipos femeninos pagan 1.400 euros por partido

A pesar de ello, el coste que afrontan los clubes femeninos -actualmente lo paga Iberdrola por su acuerdo de patrocinio- es de casi 1.400 euros por partido. Es decir, que el 80% va a parar a las arcas de la RFEF. Una situación idéntica a la de Segunda B y a la que se daba la pasada temporada en el fútbol femenino, cuando pitaban árbitros de categorías menores.

Según el último estudio de Comisiones Obreras, las mujeres cobran en España de media un 30% menos que los hombres. Según la Organización Internacional del Trabajo, esta brecha no se igualará hasta cerca del año 2090. En el fútbol la diferencia es mucho mayor, aunque hay que tener en cuenta que LaLiga es un negocio que en 2016 movió 4.640 millones de euros, el 1% del PIB, según un estudio elaborado por el OBS Business School.

Equipo arbitral de La Liga Iberdrola
Equipo arbitral de La Liga Iberdrola / LaLiga


Este cambio drástico en el arbitraje de una temporada para otra no ha sido aceptado con total conformidad por los clubes, según ha podido saber este periódico. Varios dirigentes de equipos femeninos coinciden en que debería haber sido “más gradual y no todo el equipo arbitral completo”, aunque siempre dejan claro que no prefieren que piten sus partidos árbitros "por el hecho de ser hombre o por machismo", sino por que alegan que "están más preparados".

En España hay 500 árbitras y 20 de ellas pitan en La Liga Iberdola, por lo que una cada 25 es profesional. Esta veintena pasó una criba en la sede de la RFEF en Las Rozas, donde fueron sometidas a pruebas físicas y técnicas. Antes del comienzo de la competición oficial realizaron una pretemporada para adaptarse a la exigencia de la primera división, ya que hasta la fecha, la gran mayoría de ellas pitaba partidos en categoría regional o Tercera División.

Ahora en portada

Comentarios