Viernes, 06.12.2019 - 21:01 h
Segunda fase de la Operación Oikos

Nueve detenidos en la trama de amaño de partidos de Primera y Segunda división

Pichu Atienza, central que jugó en el Atlético y ahora milita en el Zaragoza, e Iñigo López, que ya fue arrestado en mayo, entre los detenidos.

Iñigo López
Nueve detenidos en la trama de amaño de partidos de Primera y Segunda división. En la imagen, Iñigo López. / EFE

La Policía Nacional ha detenido a nueve personas en una nueva fase de la Operación Oikos, en la que están implicados varios futbolistas de Primera y Segunda división por el presunto amaño de partidos de fútbol. Según fuentes policiales citadas por 'El País', agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) han detenido a varios jugadores en activo, entre ellos Pichu Atienza -ex del Atlético de Madrid y que actualmente juega en el Zaragoza-, así como Iñigo López -exjugador del Huesca y actualmente en el San Sebastián de los Reyes-, quien ya fue detenido el pasado mes de mayo en la primera fase de la instrucción.

En total, un juzgado de Huesca ha ordenado a la Policía Nacional que practique 11 detenciones en esta nueva fase de la Operación Oikos contra el presunto amaño en partidos de fútbol de Primera, Segunda y Tercera División, según han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación. De las cuales, se habrían efectuado nueve arrestos.

Entre los detenidos en mayo también se encuentran Raúl Bravo, el presunto cabecilla de la trama criminal. Fue defensa del Real Madrid durante varias temporadas, era canterano del club aunque también jugó en el Córdoba y Rayo Vallecano y Olympiacos griego. Llegó a ser internacional con España hasta en 15 ocasiones. También lo fue Borja Fernández, promesa de la cantera del Real Madrid que nunca llegó a destacar lo suficiente como para jugar en el primer equipo. Fue en busca de un equipo y recaló en las filas del Mallorca, Deportivo de la Coruña, Valladolid o Getafe.

Investigación en marcha desde 2018

Una denuncia presentada por LaLiga en mayo de 2018 ante el posible amaño en un partido al final la temporada pasada originó la operación de la Policía Nacional: el Huesca-Nàstic de Segunda. LaLiga presentó la denuncia hace ahora un año y medio ante las sospechas de supuestas irregularidades detectadas en un encuentro por su departamento de Integridad y Seguridad. LaLiga también informaba el pasado mayo que presentó hasta nueve denuncias durante la temporada 2018-19.

La UEFA ya advertía precisamente en 2018 de los "indicios claros" de amaño en el Huesca-Nàstic de la jornada 41 de la Segunda División de fútbol, un partido que desató las sospechas de la existencia de una red criminal que podría haber estado alterando resultados para obtener beneficios a través de apuestas deportivas y que, el pasado mayo terminó con la detención de varios jugadores y personas relacionadas con el equipo aragonés: su presidente, Agustín Lasaosa, el jefe médico del club, Juan Carlos Galindo Lanuza, así como Íñigo López (entonces en el Huesca; ahora en el Deportivo).

En aquel momento, el Comité de Competición inició un procedimiento disciplinario extraordinario al Huesca y al Nastic, a petición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), después de que ésta y LaLiga recibieran el informe de la UEFA en el que se denunciaban "indicios claros de que se ha podido alterar el resultado" en el partido.

Se daba la circunstancia de que, antes de aquel partido, el Huesca ya había ascendido a Primera División, por lo que no se jugaba nada. Sin embargo, el Nàstic necesitaba la victoria para seguir peleando por la permanencia en la 'división de plata'. Las alarmas saltaron cuando casas de apuestas de todo el mundo eliminaron de su oferta las cuotas para este encuentro: hora y media antes de que arrancara, sospechosamente, empezaron a subir las apuestas en Ucrania y Asia.

El presunto amaño se produjo pactando un resultado al descanso (0-0) y una victoria del Nástic en el segundo tiempo, la cual finalmente se produjo con el gol de Uche en el minuto 72, que certificó el 0-1 para los visitantes. Esta apuesta combinada, bastante complicada de ganar, se pagaba realmente bien en la mayoría de las casas de apuestas, que suspendieron la cotización del partido tras detectar un buen número de apuestas en este sentido. Se calcula que los apostantes pudieron obtener un beneficio de al menos 10 millones de euros.

El caso del Valladolid-Valencia que le costó la Champions al Getafe

Por otra parte, el Valencia logró asegurar su plaza en la Champions League para esta temporada en la última jornada de la 2018-19, gracias a su victoria a domicilio ante el Valladolid; un partido que está bajo investigación dentro de la presunta trama de amaño de partidos, porque presuntamente los jugadores del Valladolid habrían pactado la derrota de su equipo ante el conjunto ché, que en ese momento se jugaba el cuarto puesto con el Getafe.

Teóricamente, el Valencia no estuvo implicado en el amaño, sino que fueron algunos jugadores del Valladolid los que utilizaron un partido intrascendente (el equipo se había salvado en la penúltima jornada de Liga) para obtener ganancias fraudulentas a través de apuestas ilegales. Las alarmas saltaron cuando se detectó una cantidad muy importante de apuestas a favor de la derrota del Valladolid horas antes del encuentro.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING