Martes, 16.10.2018 - 21:25 h
Un deporte de villanos jugados por caballeros

Rugby, las curiosidades y anécdotas del torneo VI Naciones

El próximo 17 de marzo acaba un torneo donde al árbitro no se le discute y cuando se dirigen a él, deben emplear el formalismo de “señor”.

Rugby

Aquella máxima que destacaba el rugby como el deporte por excelencia “Un deporte de villanos jugados por caballeros”. Desde 1913, y tras unos incidentes ocurridos en Francia al perder los franceses un partido frente a la selección de Escocia, se determinó la idea de que si un partido devenía en desórdenes y se hacía necesaria la intervención de la policía, era mejor no jugarlo. Desde entonces, el respeto y la inviolabilidad del árbitro y sus decisiones es una máxima aceptada por todos. Al árbitro no se le discute y cuando se dirigen a él, deben emplear el formalismo de “señor”.

Tras esa aparente capa de dureza extrema en la que deportistas de cien kilos se emplean a fondo para placar, bloquear, empujar y derribar al contrario, el rugby mantiene un respeto extremo por el rival, las normas y la autoridad incuestionable del árbitro, que es difícil encontrar en otros deportes colectivos y por supuesto es el deporte opuesto al fútbol. El Torneo V Naciones, actualmente VI Naciones, con la incorporación de Italia -un equipo con un nivel de juego muy inferior al del resto de escuadras- nació con la disputa entre las selecciones de Escocia e Inglaterra.

Dentro del Torneo VI Naciones se resuelven cada año las rivalidades particulares entre dos selecciones concretas. Así la Copa Calcuta, nació tras el encuentro que disputaron la selección de Inglaterra y Escocia en esta ciudad, originando la semilla que creo el Torneo. Este año Escocia arrasó a Inglaterra y le arrebató una copa que se quedó en las últimas diez ediciones en la sala de trofeos de la selección inglesa. La Triple Corona es el título para el equipo británico que se impone a los otros tres. La Millenium Trophy se entrega al ganador del partido Inglaterra Irlanda. El trofeo Eurostar, para el vencedor del Francia Inglaterra y el Quaich para el ganador del Irlanda Escocia.

El Grand Slam es el trofeo que recibe el equipo que gana todos los partidos del Torneo y La Cuchara de Madera, para el equipo que no haya sido capaz de ganar ningún partido. El Rugby, haciendo honor a su fama como deporte noble donde los haya, es el único que también tiene un recuerdo y premia al perdedor. El Torneo nació en 1883 y no fue hasta 1903 cuando admitieron a Francia que ha obtenido la Cuchara de Madera en ocho ocasiones y no fue hasta 1951 cuando se alzó con el triunfo frente a Inglaterra, y no fue hasta 1959 en que Francia ganó el Torneo.

Antes del inicio del partido, el momento en que los equipos entonan sus respectivos himnos, son momentos cargados de la máxima emotividad porque más allá de que estos representen a sus respectivos países, los himno sirven para concentrar toda la pasión y la fuerza necesaria para afrontar el partido. El God Save The Queen es utilizado sólo por el equipo de la rosa (Inglaterra), el del cardo (Escocia) entona el
Flower of Scotland.

Los jugadores galeses, representados por las plumas de avestruz, entonan “La vieja Tierra de mis padres”, mientras que los del trébol cantan El Soldado cuando juegan en el Aviva stadium en Dublín y el Ireland Call, cuando juegan en territorio inglés para no herir susceptibilidades políticas al jugar juntos Irlanda del Norte (Bajo dominio inglés) e Irlanda propiamente dicha. El equipo del gallo (Francia) entona La Marsellesa, un himno emocionante por su evolución ascendente.

Ahora en Portada 

Comentarios