Lunes, 10.12.2018 - 14:49 h
Liga de Naciones

Un árbitro conoce la muerte de su madre durante un partido y sigue hasta el final

El rumano Ovidiu Hategan, de 38 años era el colegiado del Alemania-Holanda. En el minuto 90 rompió a llorar. 

El alemán Thomas Mueller (d) disputa la bola con el holandés Virgil Van Dijk
El alemán Thomas Mueller (d) disputa la bola con el holandés Virgil Van Dijk / EFE

El árbitro rumano Ovidiu Hategan se enteró de la muerte de su madre en el descanso del partido entre Alemania y Holanda, correspondiente a la Liga de Naciones, pero completó el partido a pesar de la terrible noticia y acabó siendo consolado por los futbolistas.

La Federación de Fútbol de Rumanía confirmó este martes a la agencia 'dpa' la muerte de la madre del árbitro. La Federación Alemana, que era local en el duelo disputado en Gelsenkirchen, ayudó a Hategan, de 38 años, a volver a su casa lo antes posible.

Algunos futbolistas se dieron cuenta de que algo le sucedía al árbitro, que rompió a llorar tras el pitido final, y el defensor holandés Virgil van Dijk le consoló. "Estaba llorando porque su madre acababa de morir. Le di mi apoyo y le dije que había arbitrado bien. No fue gran cosa, pero espero que le haya ayudado", dijo el jugador del Liverpool.

El partido, correspondiente a la última jornada de la Liga de Naciones, acabó 2-2 y Holanda se clasificó a la 'Final Four' del torneo recientemente creado por la UEFA.

Alemania fue mejor durante gran parte del duelo, estuvo 2-0 por delante en el marcador y tuvo las mejores ocasiones de gol, pero se descuidó en defensa en los últimos minutos y no pudo cerrar con buen sabor un año desastroso.

A menos de 30 segundos del pitido inicial se produjo la primera llegada con peligro alemana, con un remate desviado de Thilo Kehrer dentro del área a pase de Timo Werner. Fue una declaración de intenciones de los alemanes, que en el minuto 9 se puso por delante con un gol de Werner desde fuera del área.

Mats Hummels recuperó el balón, lanzó un pase a Toni Kroos a la banda izquierda y éste a Serge Gnaby, que prolongó la jugada de primeras desde tres cuartos de cancha y Werner bajó la pelota con la cabeza y marcó con una volea con la pierna derecha

A los 20 minutos llegó el segundo gol, obra de Leroy Sané con un remate desde el borde del área a pase de Kroos desde el círculo central. Holanda tenía más posesión del balón y mostró buen fútbol después del primer gol en contra, pero las jugadas de área eran de Alemania.

Salvo una jugada en la Niklas Süle estuvo a punto de marcar de cabeza en propia puerta el despejar un centro, Holanda no tuvo llegadas durante la primera parte, en la que se vio con dificultades para hacer frente al orden defensivo alemán.

Alemania, además de los dos goles, rondó el gol con un remate de Gnabry al cuerpo de Cillessen en el minuto 30 y un cabezazo desviado del mismo jugador en el 40 a centro de Nico Schulz.

El segundo tiempo empezó con una ocasión de Werner, que remató demasiado centrado dentro del área en una jugada que se había iniciado con un robo de balón tras el saque holandés. La primera intervención de Manuel Neuer no llegó hasta el minuto 54, al despejar con los puños un lanzamiento de falta.

En el minuto 62 Werner tuvo otra ocasión en un contragolpe y en el 78 Holanda dio, por primera vez en mucho tiempo, señales de vida con un remate de Memphis Depay que Neuer paró con un pie.

En el minuto 82 Schulz tuvo otra ocasión. Alemania parecía más cerca del tercero que Holanda del primero, pero en el minuto 85, tras una pérdida de balón de Leon Goretzka, Promez acortó distancias para los holandeses.

Van Dijk dejó su posición como defensa y se quedó arriba como un delantero más. Kehrer pudo sentenciar para Alemania en el minuto 87, pero en el 91 un centro de Vilhena encontró a Van Dijk, que definió desde corta distancia. A Alemania le sobraron cinco minutos del partido y le faltó hacer el tercero en las ocasiones que tuvo.

Ahora en Portada 

Comentarios