Domingo, 16.12.2018 - 17:11 h
Debacle azulgrana (5-4)

Un Barça sin Messi deja de ser invicto ante un Levante que obró el milagro

No logró el Barcelona de Valverde el último objetivo del año. Perdió su primer partido de Liga sin el crack argentino, en exceso vital para este grupo

Luis Suárez lanza el penalti
Luis Suárez lanza el penalti que supuso el 5-4.

El FC Barcelona agradeció al Levante que le hiciera un pasillo de honor, por la consecución del título de liga, antes del comienzo del encuentro de este domingo en el estadio Ciutat de Valencia. Y dentro del campo pareció que también.

Sin Messi, descansando, Valverde lanzó un mensaje que los jugadores captaron al vuelo. Acabar invictos la Liga parece que ilusionaba más a la afición que a unos jugadores indolentes durante todo el partido ante un Levante que demostró que la defensa azulgrana tiene un problema. Y Vermaelen también. No es capaz de aguantar el ritmo de una competición sin lesionarse. Cuatro lesiones lleva este año... y juega poco. 

El partido fue todo un recital del Levante. Rápido, hiriente, con ganas de hacer disfrutar a los suyos. Enfrente no hubo nada. El tedio. Lástima después de un Clásico que fue un orgullo para el fútbol. Coutinho fue el único que pareció no querer manchar la temporada de mala manera. Y Denis Suárez, que siempre ha dado la cara cuando ha saltado al campo. 

El partido fue una auténtica locura. Boateng logró un hat trick, lo mismo que Coutinho, pero antes el Barcelona se vio con una manita que nunca esperó. Y cuando se vio así con el 5-1 en contra reaccionó. Llegó hasta el 5-4. Fue el Levante el que inauguró el marcador por mediación de Emmanuel Boateng tras una magnífica jugada de Morales, que se fue de todos los jugadores que le salieron al paso y desde la línea de fondo centró para que el atacante rematase en el primer palo.

El Levante pudo ampliar su ventaja tan solo dos minutos después, cuando Bardhi estrelló un disparo en el larguero tras una jugada de Roger y Boateng ante una insegura defensa barcelonista, en la que sufrían tanto Vermaerlen como Yerry Mina.

La intensidad local y el hecho de que el Barcelona quedase durante unos instantes con diez por lesión de Vermaelen llevó al Levante a conseguir el segundo tanto, también obra de Boateng, que, tras recibir un pase en la frontal del área, dribló a Ter Stegen y a Semedo para poner el 2-0 en el marcador. El Levante controlaba el partido ante un Barcelona que tuvo que recurrir a Piqué poco después de cumplirse la media hora de juego por la lesión de Vermaelen y que en la recta final fue ganando metros.

Así, Coutinho acortó distancias en el minuto 39 con un buen disparo del brasileño que tocó en Roger y que descolocó a Oier. Pero la salida del Levante tras el descanso fue fulgurante y a los pocos segundos de reiniciarse el choque llegó el tercer tanto local y tres minutos después, el cuarto. Los de Paco López estaban desatados ante un Barcelona desbordado e irreconocible que estaba tirando por la borda la posibilidad de cerrar la liga invicto.

Bardhi hizo el tercero con un disparo con rosca desde fuera del área ante el que nada pudo hacer Ter Stegen, mientras que una nueva salida fulgurante de los locales acabó en el tercer tanto de Boateng y cuarto de su equipo.

El Barça estaba KO y se convirtió en un juguete en manos del infalible Levante de Paco López, que hizo el quinto en una nueva contra que culminó Bardhi, prácticamente solo ante Ter Stegen. En la fiesta del gol del estadio Ciutat de València en la que se convirtió el partido volvió a participar Coutinho al aprovechar en el minuto 59 un rechace tras un primer disparo de Dembele y en el 64 con un disparo desde la frontal que llevó el 5-3 al marcador.

Los goles metieron al Barcelona en un partido del que parecía totalmente fuera con el 5-1. El equipo de Ernesto Valverde ganó metros, metió al Levante en su campo y a veinte minutos del final llegó el cuarto del Barça, obra de Luis Suárez de penalti. El Barcelona pasó en poco más de diez minutos de estar liquidado a meterse en el partido con tres goles y con tiempo por delante para defender la condición de invicto a un jornada para el final el campeonato. Se quedó en la orilla del milagro. No lo mereció. Y la fiesta la celebró el Levante.

A la conclusión del partido se nombró por megafonía a toda la plantilla artífice de la permanencia entre los vítores de un eufórico público entregado tras un último partido como local de la temporada que se cerró con la brillante victoria ante el campeón de Liga.

El entrenador Paco López fue uno de los más elogiados por los aficionados tras asumir el mando del equipo en una situación crítica y haber convertido al Levante en el mejor equipo del torneo en las últimas nueve jornadas.

El entrenador valenciano fue manteado incluso por sus jugadores sobre el terreno de juego como colofón a la fiesta improvisada en el Ciutat de Valencia ante una enfervorizada afición levantinista. 

desde el 8 de abril de 2017

43 partidos invicto

El Levante, con su triunfo ante el Barcelona (5-4) en la penúltima jornada de LaLiga Santander, ha dejado en 43 partidos el récord de partidos invicto consecutivo del conjunto barcelonés, además de impedirle que acabe la temporada liguera sin una sola derrota. La última derrota liguera del Barcelona databa del 8 de abril de 2017, cuando cayó en su visita al Málaga (2-0), en partido de la trigésima primera jornada.
Desde entonces, sumaba 43 partidos ligueros seguidos sin perder, pues a los 7 de la temporada 2016-17 añadió los 36 de la actual 2017-18. Había batido el récord de la competición el 14 de abril de 2018, al sumar entonces 39 partidos consecutivos sin perder, tras derrotar al Valencia (2-1).

Ahora en Portada 

Comentarios