Hasta 513 euros de intereses

Cómo sacarle provecho a las compras a plazos y evitar deudas por los intereses

El problema con este modo de pago es que el cliente termina asumiendo un interés bastante elevado, entre el 19 y 21% TAE. También existe el riesgo de sobreendeudamiento porque al realizar nuevas compras.

Ventajas de las tarjetas de crédito.
Ventajas de las tarjetas de crédito.
©[MangoStar Studio] a través de Canva.com

El concepto seduce a cualquiera: "No te quedes con las ganas, compra (ponga aquí cualquier cosa que sueña con tener), paga a tu ritmo con cómodas cuotas mensuales y disfruta de eso que tanto añoras sin soltar el dinero de golpe". ¿Quién no ha fantaseado con cambiar de móvil, ordenador o comprarse la última bicicleta eléctrica del mercado o la PlayStation más reciente?

La fórmula marketing "pagar en cuotas suena ideal". Pero ¿es realmente tan buena como parece serlo? "El problema con pagar a plazos es que el cliente termina asumiendo un interés bastante elevado —de entre el 19 y 21% TAE — y si al final la cantidad que pide prestada es alta y el plazo de meses en el que piensa devolver el dinero es largo terminará pagando una importante suma de intereses", explican desde el comparador financiero HelpMyCash.com.

A esta observación los expertos añaden: "También existe el riesgo de sobreendeudamiento. Esto ocurre porque el cliente realiza nuevas compras y en vez de cancelarlas en su totalidad sigue pagando a plazos y, por lo tanto, aumenta el total adeudado y el porcentaje de interés". En otras palabras, el tiempo de amortización del crédito se acaba alargando y si no hay un incremento de la cuota, puede ser que estas ni siquiera consigan cubrir el interés y se conviertan en indefinidas. "Una compra de 1.000 euros con una tarjeta que se pague en cuotas mensuales de 30 euros generan unos intereses de 513 euros", ejemplifican los expertos.

Cómo pagar a plazos

Lo cierto es que existen entidades financieras que permiten a sus clientes dividir el importe de sus compras en varias cuotas sin sumar intereses. Es la principal ventaja de las tarjetas de crédito sin intereses, un producto poco habitual que puede dar un respiro al bolsillo de muchos consumidores, sin terminar provocando endeudamiento.

Este es el caso de los titulares de la tarjeta Clic de WiZink que pueden pagar sus compras de entre 85 y 1.000 en tres meses sin comisiones ni intereses (0% TAE). Así, por ejemplo, un cliente que compre un ordenador portátil de 900 euros podría pagarlo en tres cuotas mensuales de 300 euros cada una, sin sobrecostes. Eso sí, si el cliente decide financiar sus compras durante un plazo superior, tendrá que abonar un tipo de interés del 19,99% TAE. Así que si con tres meses no es suficiente, conviene valorar si vale la pena pagar a plazos. La tarjeta WiZink Clic no tiene gastos de mantenimiento ni de renovación. La solicitud puede hacerse por Internet y no hace falta abrir una cuenta corriente nueva.

Otra opción interesante para pagar sin intereses es la tarjeta de crédito Tú de Abanca es más flexible: permite financiar compras en 3, 6, 9, 10 y hasta 12 meses sin pagar intereses. Pero cobra una comisión de gestión de entre el 1% y el 4% en función de cuál sea el plazo. Así, por ejemplo, pagar en tres meses un ordenador de 600 euros tendría un precio de seis euros. La tarjeta es gratuita el primer año y también los siguientes si el cliente hace un gasto con ella de más de 3.000 euros anuales. Para solicitarla hay que tener abierta una cuenta en la entidad, algo que no cuesta dinero, ya que la Cuenta Clara de Abanca no tiene comisiones.

Mostrar comentarios