Competencia exige al Gobierno terminar ya con todas las profesiones colegiadas

  • El presidente de la CNC insta al Ejecutivo a mantenerse firme frente a los lobbies que se oponen a la liberalización de los servicios profesionales
  • Considera que será un revulsivo contra el paro, sobre todo entre los profesionales cualificados, ya que estos colectivos representan el 30% del empleo universitario.
CNC y CNE investigarán coincidencias no justificadas en precios de carburantes

Los colegios profesionales llevan meses en pie de guerra contra la normativa que ultima el Gobierno para liberalizar las profesiones colegiadas. Ésta se enmarca dentro de un movimiento europeo dirigido a romper cualquier barrera de entrada y prevé ver la luz en el primer semestre de 2013, tras varios años de polémica.

Entre las voces que más alto se han alzado en defensa del cambio figura la Comisión Nacional de Competencia (CNC), cuyo presidente, Joaquín García Bernaldo de Quirós, pidió ayer a todos los partidos políticos manterse firmes ante las presiones de los grupos de presión para sacar adelante esta normativa.

"La liberalización de los servicios profesionales constituye una demanda histórica de las sucesivas autoridades nacionales de la Competencia", afirmó ayer el máximo representante de la CNC en la Comisión de Economía del Congreso. Y añadió: "está en sus manos reformar por fin esta demanda legítima".

Entre los argumentos que esgrimió García Bernaldo de Quirós destaca la capacidad que tiene la liberalización de estas profesiones para reactivar la economía. "Parte de la remontada económica de Estados Unidos fue por la liberalización de los servicios profesionales", aseguró.

En España, según datos de la CNC, este colectivo representa casi el 9% de la riqueza del país (PIB), el 6% del empleo y, lo que es más importante, el 30% del empleo universiario. De ahí que Competencia lo vea como una oportunidad de oro para combatir el paro y, en concreto, el de los profesionales con mayor cualificación.

"Lo que defendemos es que la colegiación no sea una barrera de entrada, sino un plus", dejó claro el presidente de la CNC, para quien ninguna profesión debe quedar al margen de esta reforma. En su opinión, la ley debe incluir a todos los colegios y el legislador cuenta con el poder para establecerlo así.

"Todas las profesiones colegiadas deben replantearse el alcance de la exigencia de colegiación obligatoria, para qué sirve y qué ofrece como mejora", con el objetivo de que quede limitada a ser "un plus de mejora en las condiciones de trabajo de un colegiado", pero nunca una barrera de entrada, según García Bernaldo de Quirós.

Reforma estructural

El Proyecto de Ley de liberalización de los servicios profesionales se enmarca dentro del programa de reformas estructurales que tiene en marcha el PP y que también incluye la fusión de todos los organismos reguladores y supervisores en uno.

En su momento, el Gobierno justificó esta normativia en que "facilitará la permeabilidad de los distintos nichos de mercado a nuevos competidores", aunque, según el Ejecutivo, garantizando "la calidad de los servicios" y "reduciendo los márgenes en segmentos tradicionalmente menos expuestos a la competencia".

La futura ley alcanza a todos los servicios profesionales en sus diferentes ámbitos: sanitario, jurídico, científico, económico, social, de la arquitectura y las ingenierías. Todas estas profesiones suman sus fuerzas en la organización Unión Profesional, que defiende la colegiación como garantía del buen servicio público.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios