Fomento alienta colonias de 'minipisos' para mayores en su plan de vivienda

Los promotores de 'ciudades para mayores' confían en la aprobación definitiva del esquema de ayudas para consolidar este modelo como alternativa a las residencias de mayores.

El modelo, de origen nórdico, se basa en el desarrollo de complejos residenciales con pisos de entre 35 y 50 metros cuadrados y amplias zonas comunes con servicios adaptados

La Obra Social La Caixa oferta 65 viviendas en alquiler solidario de entre 85 y 150 euros al mes

El proyecto de Plan Estatal de Vivienda para el periodo 2018-2021 lanzado por el Ministerio de Fomento el pasado mes de mayo ha despertado una expectativa sin precedentes en un segmento muy concreto, el de los promotores de complejos residenciales para personas mayores, que de la noche a la mañana se han visto transportados de una posición casi irrelevante en las políticas públicas para la tercera edad a vislumbrar la posibilidad de ser beneficiarios directos de un plan nacional de ayudas.

El motivo es la línea 9 del programa de ayudas previsto en el borrador del Plan Estatal de Vivienda, que bajo el título 'Programa de Viviendas para personas mayores' plantea una novedosa línea de estímulos de hasta 400 euros por metro cuadrado para los promotores públicos o privados que desarrollen complejos de viviendas de nueva construcción o procedentes de la rehabilitación de edificios destinadas al alquiler por parte de personas mayores de 65 años.

A día de hoy, el alojamiento en régimen de alquiler en complejos residenciales adecuados a las singulares necesidades de las personas mayores es una solución residual frente a la permanencia en la residencia habitual, incluso cuando no está adaptada (régimen en el que viven alrededor del 90% de las personas mayores, según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE), o el ingreso en centros residenciales para la tercera edad.

La tipología habitual de estas 'ciudades para mayores' es muy marcada e imita un modelo de origen nórdico. Se trata de una suerte de urbanizaciones formadas por 'minipisos' independientes, de entre 35 y 60 metros cuadrados, con cocina y baño, que se organizan en torno a espacios comunes que favorecen la interacción entre los residentes y donde éstos tienen a su disposición los servicios que necesitan: atención sanitaria, ejercicio físico, restauración, seguridad, limpieza...

El Ministerio de Fomento niega que la intención del programa sea estimular este modelo de 'minipisos' en concreto, bajo el argumento de que en el borrador del Real Decreto "no se dice nada de la superficie que deben tener las viviendas para entrar en el programa de ayudas". Los únicos requisitos fijados en el texto, en efecto, son que las viviendas permanezcan en alquiler durante un periodo mínimo de 40 años y que el complejo cuente con una serie de servicios comunes adecuados a las personas mayores entre los que cita "como mínimo, atención médica básica permanente, limpieza y mantenimiento, seguridad, restauración, actividades deportivas y culturales y terapias ocupacionales".Viviendas tuteladas y colonias de 'minipisos'

Los promotores, por su parte, tienen claro cuál es su modelo. "Buscamos la funcionalidad. Los apartamentos suelen ser de pequeño tamaño porque es lo que nos demandan los usuarios, están pensados para una o dos personas a lo sumo y porque lo que se busca es estimular la actividad en común", asegura la portavoz de una de las principales organizaciones representativas de promotores de este tipo de complejos.

Y las pocas administraciones públicas que han regulado la promoción de este tipo de soluciones residenciales también. El modelo de apartamentos tutelados para mayores en régimen de alquiler impulsado desde la Diputación Foral de Guipúzcoa recomendaba a los promotores, entre otras muchas cosas, que la superficie de los apartamentos individuales estuviera entre los 28 y los 35 metros cuadrados; y entre los 38 y los 50 metros cuadrados, en caso de apartamentos para dos personas.

En opinión de las fuentes consultadas, de empresas especializadas en servicios residenciales para mayores, asociaciones representativas de promotores de este tipo de viviendas, consultoras especializadas en mayores y asociaciones de empresas de servicios a personas dependientes, el novedoso programa de ayudas ideado por Fomento estimulará sobre todo el desarrollo de un parque público de viviendas en alquiler para mayores, aunque también iniciativas de naturaleza privada. 

En el ámbito privado, pocos son los operadores que han apostado por el desarrollo de este tipo de complejos, básicamente algunas experiencias de las grandes empresas de servicios residenciales para la tercera edad, como Geriatros SarQuavitae, Mapfre, Caser Residencial o el Grupo Ballesol -más centrados en el segmento de alto standing-, y los proyectos impulsados desde sector cooperativo.

Para Miguel Ángel Mira, presidente de la Fundación Jubilares y defensor del denominado 'cohousing senior', que plantea un modelo de autogestión en forma de cooperativa y bajo el régimen de cesión de uso, la redacción del borrador de Real Decreto distribuido por Fomento indica que "es algo pensado para los grandes promotores de apartamentos con servicios medicalizados", es decir, las firmas antes mencionadas. Un sector en crecimiento y que últimamente, al calor de las previsiones demográficas que auguran un rápido envejecimiento de la población española, ha atraído a la inversión extranjera.

Sus argumentos son que la redacción de Fomento excluye a las cooperativas como potenciales beneficiarias del programa de ayuda, cuando han sido uno de los agentes más activos en el desarrollo de este tipo de soluciones residenciales, y que los requisitos establecidos para los beneficiarios de las promociones objeto de ayuda son lo suficientemente laxos para el rango de tarifas en que operan estas empresas. 

El decreto señala que los destinatario deberán tener unos ingresos inferiores a 4,5 veces el IPREM (menos de 33.000 euros al año), no disponer de vivienda en propiedad y acreditar un patrimonio inferior a 200.000 euros.La alternativa del 'cohousing senior'

La principal organización representativa del ámbito cooperativo, la Confederación de Cooperativas de Viviendas de España (Concovi), ya ha empezado a moverse para resolver esta laguna y ha remitido un escrito de alegaciones al Ministerio de Fomento para que las cooperativas sean incluidas expresamente como potenciales beneficiarias del futuro programa de ayudas a la promoción de viviendas de alquiler para mayores, según han asegurado fuentes de la confederación.

El planteamiento de fondo es consolidar el 'cohousing senior' como una alternativa residencial real para las personas mayores. Sin embargo, en opinión de Mira la inclusión del modelo cooperativo como promotor beneficiario no es suficiente.

"El 'cohousing senior' es un modelo cooperativo en el que la propiedad es de la comunidad, no de los individuos, y de autogestión en el que los servicios comunes los decide la propia comunidad, no un texto legal. Con la redacción actual este modelo no tendría encaje en el Plan de Vivienda", asegura.

Ahora en portada

Comentarios