Viernes, 06.12.2019 - 22:06 h

El Gobierno abre la puerta a un gran banco público y esquiva depurar responsabilidades

"El Gobierno tiene ahora diferentes opciones" y puede jugar con "diferentes combinaciones y análisis" en relación a las entidades intervenidas, es decir, Catalunya Caixa, Banco de Valencia y Novagalicia. Es el mensaje que ha transmitido este miércoles el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien también quiso subrayar la idea de que Bankia ya es un banco público.

BFA-Bankia requiere dinero público por 9.000 millones, según De Guindos

Nada puede darse por hecho. Ni siquiera, que en cuestión de meses España no cuente con varios bancos públicos, o con uno grande fruto de todas las entidades que ha ido rescatando el Gobierno.

Al menos, esto es lo que puede deducirse de las palabras que ha pronunciado este miércoles el ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Congreso, donde ha estado dando explicaciones sobre la reforma financiera y el caso Bankia.

Del mismo modo que en todo momento esquivó hablar de responsabilidades, y eso a pesar de que la inmensa mayoría de los grupos le insistieron una y otra vez sobre este punto, sí que repitió un término nunca pronunciado hasta ahora: banco público.

Así definió en reiteradas ocasiones a Bankia y a su matriz, BFA, entidades que serán nacionalizadas en breve, cuando Goldman Sachs termine su valoración y el Estado convierta en acciones los 4.465 millones que les prestó a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Pero el plato fuerte puede venir después, con Banco de Valencia, Catalunya Caixa y Novagalicia. Como adelantó lainformacion.com, el Ejecutivo ya está trabajando con la idea de retrasar sus subastas e, incluso, se plantea alternativas, como puede ser su nacionalización.

"El Gobierno tiene ahora diferentes opciones", dijo Guindos, quien también destacó que existen "diferentes combinaciones y análisis" en relación a las entidades intervenidas. Sobre todo, por lo que respecta a Catalunya Caixa y Novagalicia, ya que Banco de Valencia, en palabras del propio Guindos, es mucho más pequeña.

Las otras dos, en cambio, ocupan los puestos octavo y noveno del ránking nacional y, por tanto, son muy difíciles de digerir por otras entidades en un momento en deben hacer unos saneamientos tan duros que, según diversos informes, obligarán a la mayoría de los bancos a tener que pedir ayudas públicas.

El 20% de la banca española ya es pública

Todavía hay más. Y es que el propio ministro de Economía subrayó el dato de que el 20% del sistema financiero español ya es público. ¿Qué quiso decir?

Sencillamente, que ahora mismo el Estado controla BFA/Bankia, Catalunya Caixa, Novagalicia y Banco de Valencia. Y que no puede descartarse que siga siendo así.

Al menos, durante unos años, ya que Guindos también quiso dejar claro que la presencia del Estado en los bancos es temporal, aunque la salida estará determinada por la máxima de conseguir recuperar todo el dinero inyectado a las entidades.

En el caso de Bankia, a los 4.465 millones que ya se la han dado se sumarán otros 9.000 millones que necesita -7.100 millones por las provisiones y 1.900 millones por capital-.

No obstante, las cifras definitivas de todas las posibles ayudas se conocerán en el plazo máximo de un mes. De hecho, esta misma semana, el consejo de Bankia auditará la situación de la entidad y presentará su nuevo plan de saneamiento.

Éste incluirá ampliaciones de capital tanto por parte de Bankia como de BFA.

Adiós a la Obra Social

Ante el escenario de la creación de un gran banco público, o de varios, se abre el interrogante de qué va a ocurrir con la Obra Social. Y la respuesta está en el aire.

En el caso de Bankia, Guindos rehusó ser muy explícito pero dejó claro que, al desaparecer las cajas, ya que el Estado va a tomar el control tanto de BFA como de Bankia, esa obligación desaparece.

No obstante, reconoció que éste es uno de los puntos que preocupa al Gobierno, ya que la labor social de estas entidades es crítica, sobre todo, en algunas regiones.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING