El gobierno irlandés adelanta que los presupuestos para 2014 serán "duros"

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, afirmó hoy que los presupuestos generales para 2014, que se presentarán en octubre, será "duros", incluso si se rebaja el recorte previsto de 3.100 millones de euros.

Dublín, 17 sep.- El primer ministro irlandés, Enda Kenny, afirmó hoy que los presupuestos generales para 2014, que se presentarán en octubre, será "duros", incluso si se rebaja el recorte previsto de 3.100 millones de euros.

El líder democristiano insistió en que las cuentas para el próximo año prevén nuevas subidas de los impuestos y reducciones en el gasto público, aunque prometió que comenzará a relajar las medidas de austeridad a partir de 2015.

"Estos (presupuestos) son los últimos de los realmente duros. Serán duros hagamos lo que hagamos, pero intentaremos ser justos", señaló Kenny durante una reunión de su partido, el conservador Fine Gael (FG).

El rescate solicitado por Irlanda en 2010 a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 85.000 millones de euros obliga al Gobierno de coalición entre el FG y los laboristas a acometer reformas encaminadas a reducir su déficit en 2014 hasta el 5,1 % del Producto Interior Bruto (PIB) y hasta el 3 % al año siguiente.

Hasta la fecha, los supervisores han confirmado la buena marcha del programa de ayuda y Dublín espera abandonarlo a final de este año si continúa financiándose con éxito en los mercados de deuda, motivos por los que han surgido voces que piden una flexibilización de la austeridad.

Una de ellas es la del viceprimer ministro y líder laborista, Eamon Gilmore, que insiste en que se pueden cumplir con las metas marcadas en el rescate, entre ellas la del déficit, sin necesidad de sacar de la economía hasta 3.100 millones de euros en 2014.

Gilmore se apoya en los positivos indicadores macroeconómicos del país y en los informes de la "troika" inspectora del programa de ayuda, así como en el ahorro que ha supuesto la reestructuración de la deuda del Anglo Irish Bank, la entidad financiera cuyo colapso obligó a pedir el rescate.

Para Kenny, por contra, no hay diferencia entre "3.100, 2.900 o 2.800 millones de euros" porque "la realidad es que nunca iba a ser fácil" elaborar unos presupuestos generales "a medida que nos acercamos al final de nuestras obligaciones".

Comparte su opinión el ministro de Finanzas, el también conservador Michael Noonan, quien ha advertido de que no es conveniente "gandulear ahora".

Según el titular de Economía, la prioridad es abandonar "con holgura" el programa de ayuda a final de año y generar así confianza respecto a la recuperación de Irlanda en los mercados internacionales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios