Miércoles, 17.07.2019 - 21:08 h
Acaba la supervisión de Bruselas

España dice adiós al expediente de déficit tras una década de vigilancia europea

España logra reducir su umbral de déficit público por debajo del 3%, aunque sigue superando el objetivo pactado con Bruselas.

Imagen del comisario Pierre Moscovici
El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, advierte que en ningún caso el impuesto a las tecnológicas podrá financiar el alza de las pensiones / EFE

El pasado ejercicio España logró bajar su umbral de déficit hasta alcanzar el 3% marcado por los cánones comunitarios. Una década y cuatro prórrogas después de que nuestro país alcanzase el 11% que desembocó en la apertura del procedimiento, la Comisión Europea trasladará a Consejo su recomendación de cerrar el expediente a España.

El 18 de febrero de 2009, Bruselas abrió un procedimiento por déficit excesivo a España, después de que esta registrase un desfase presupuestario del 4,4% el año anterior. Han pasado más de diez años hasta que la economía ha logrado rebajar sus niveles de déficit al 2,48%, lo que supone más de medio punto por debajo del umbral del 3% marcado por Bruselas. A pesar del cierre del expediente tras la consolidación fiscal, el marcador de España aún supera casi por tres décimas el objetivo pactado con Bruselas situado en el 2,2%.

En un primer momento, la Comisión exigió al Gobierno de Zapatero una reducción de su déficit público por debajo del 3% para 2012 pero, unos meses después de la apertura del expediente, este solicitó una prórroga de un año. Con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, la Unión Europea accedió a un nuevo aplazamiento del cumplimiento de los niveles de déficit hasta 2014, más tarde otra hasta 2016 y finalmente hasta el pasado año 2018.

A pesar de los aplazamientos, la reducción del déficit español distó de ser progresiva. Desde el 4,4% de 2008 se llegó al 11% de 2009, para descender hasta el 9,4% el ejercicio siguiente a partir de cual se sucedieron dos años de incremento, en 2011 y 2012, cuando se llegó a registrar un 10,5%. Desde este momento el déficit público logró enlazar una serie de marcados descensos hasta llegar al 3,1% en 2017.

Tras una década del control presupuestario, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, anunció hace unas semanas que la Comisión "estará en la posición de recomendar al Consejo el próximo mes la salida de España del procedimiento por déficit excesivo después de diez años”. Circunstancia que ha calificado de “buenas noticias". La propuesta será formalizada mañana por el Ejecutivo comunitario.

La decisión sobre España formará parte del llamado 'Paquete de Primavera', que incluirá recomendaciones macroeconómicas para todos los países y otras decisiones en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. En este contexto, es posible que la Comisión Europea active formalmente el procedimiento para sancionar a Italia por no haber adoptado medidas suficientes para reducir el peso de su deuda pública, que en 2018 cerró en el 132,2% del PIB y crecerá hasta el 133,7% este año y al 135,2% en 2020.

Bruselas ha abierto la puerta a este procedimiento el pasado miércoles, tras enviar una carta a Roma en la que advirtió que las autoridades italianas "no han hecho suficientes progresos para reducir el nivel de deuda pública". El Ministerio de Finanzas italiano, Giovanni Tria, ha respondido en otra misiva enviada el viernes a la institución comunitaria, en la que reconoce que sería necesario registrar un superávit primario mayor para "colocar el ratio de deuda en una clara senda descendente". Pero al mismo tiempo incidió en que la caída del comercio global y de la actividad industrial en la segunda mitad de 2019 fue "más abrupta y profunda de lo esperado" y que este hecho dificultó la aprobación de esas medidas "compensatorias".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios